jueves, 24 de febrero de 2011

ONCE

Situación espacio-temporal: Casa de Sar@. La susodicha y El Zorrocloco están viendo la película Once, sobre un músico irlandés. En ese momento de la película los actores cantan a grito pelado en una fiesta casera. El Zorrocloco mira el reloj. Tres y diez de la mañana.

Zorrocloco.- ¿Oye, no se molestarán los vecinos por el ruido?

Sar@, sin apartar la vista de la pantalla.- Son irlandeses, están acostumbrados.

[Silencio.]

Zorrocloco.- Ehm... TUS vecinos. En el mundo real.

[Más silencio. Sar@ se va poniendo colorada.]

Zorrocloco, riéndose.- ¿Sabes? Esto da para un po...

Sar@, sin mover un músculo.- Cuenta esto en el blog y mueres.
¿Yo? Jamás se me ocurriría.

domingo, 20 de febrero de 2011

La Comunidad

Lo único malo de ser el último en volver de una quedada es que para cuando enciendes el ordenador ya no queda casi nada por contar. Aunque podría ser peor. Podría tener que haberme quedado a limpiar.

Creo que el resumen más completo de la semana lo podéis leer en el blog de Malkev, junto con un dramatis personae para los que no conozcan a todos los asistentes. Y para quien tenga curiosidad de ver nuestras caritas de foto, el post de Jill (donde como bonus hay un dibu tó molón de un servidor ^^!). Sólo había visto en persona a H@n (una o dos veces), y a Misa, con la que habíamos coincidido en Madrid hace casi dos años (¡cómo pasa el tiempo!). Iba con un poco de aprensión, porque conocer gente nueva siempre genera cierta incertidumbre y te hace abandonar tu zona de confort (mi confort zone mola, está calentita y hay chocolatinas), y juntar a TANTA gente en tan poco espacio me parecía caldo de cultivo para que el fin de semana fuera un poco desastre.


Lo que no me esperaba era que cuadráramos todos de la manera que lo hicimos. No sólo lo pasamos genial, sino que que recuerde no hubo ningún problema ni mosqueo (quitando que Carcayú es un bastardo jugando a Munchkin y que H@n casi se hace pera y deja de respirar porque no paramos de putearla en la última partida XDD). Lo más parecido a un problema es la cirrosis que le va a dar a la anfitriona con todo el alcohol que dejamos atrás.

Habíamos planeado ponernos ciegos y salir de farra hasta que aguantase el cuerpo, pero en su lugar hubo charla, descojone y Rockband (con Malkev a la guitarra, H@n en el bajo y Jill cantando, podríamos montar un cutre-grupo cojonudo. A mí dejadme la batería @_@) y más charla sincera hasta que la gente se quedaba sopa agarrada a los muebles. Y vuelta a empezar. Munchkin, Zombies, churrusqui y amenazas veladas de cortarme la mano proferidas por alguien cuyo nombre no desvelaré para que siga pareciendo tímida. Presentaciones estilo Alcohólicos Anónimos y gelatina de vodka para celebrarlo. ¿Yo? ¡Nunca! Explicaciones de por qué a los valencianos les gusta la corrupción del PP (dicho por un valenciano, ojo), y debates filosóficos sobre la zoofilia. El Club del Chiste Hijoputa Golden Edition (y lo que me reí). Pasteles que sólo sirven para ir al dentista con la boca adormecida y arroz con cinco kilos de tomates picados encima (luego me dio pena, me los llevé yo todos). Mucho mejor nuestro plan bastardo, en definitiva.

Me quedo con las fotos hechas a la zorrina mientras dibujo y en las que salgo con cara de tener demasiados cromosomas, Kurai y Chip cantando a dúo en el Rockband (what?), y las pollas de Misa (nada como una buena polla para romper el hielo, yo siempre lo digo). Ah, y con el hecho de que Worm puso fin a la discusión que tengo cada vez que voy a Valencia. Las naranjas callejeras SÍ son comestibles. Del sabor ya no digo nada. Y esto antes era todo plataneras.

Pero sobretodo me quedo con la gente que he conocido y el buen rollo imperante. Ver la casa vacía el último día ha sido muy raro. ¡Piso Franco pide a gritos a La Comunidad!

En próximas ediciones... ¡Piso Franco tiene un primo Mallorquín!.

P.D.- Otras versiones de la quedada: El Master Liet, Speedygirl (a.k.a. “Me río yo de que tengas frío en Valencia” ), y Kurai ¡meow!

P.P.D.- ¿Qué es eso en el cielo? ¿Es un pitufo volador? ¿Es el Genio de Alladín? ¡No! Es... una cosa rara que hace luz para leas la biografía de tu puta madre

¡¡Doraemon!!

jueves, 3 de febrero de 2011

Revientacomidas.

Escuchado hace un momento en la radio.

[¡Cien, cien, Cade-na, CIEN!(8)]

Locutora.- Bueno, llegados a este punto es hora de hacer otra llamada de “El juego de los mil y pico euros”. ¡Vamos allá!

[Tono de llamada].

Jaime.- ¿Diga?

Locutora.- ¡Hola! ¿Eres Jaime?

Jaime.- Sí, diga.

Locutora.- Soy Fulanita, te estoy llamando en directo desde Cadena Cien en El juego de los mil y pico euros. Ya sabes que si nos dices la cantidad que hemos mencionado hace nada en el programa, te llevas el dinero. ¿Listo?

Jaime.- Ah... Pues es que no...

Locutora.- ¿No nos estabas escuchando? ¿Estás en el trabajo?

Jaime.- No, justo acabo de llegar, por eso no os escuchaba. Estaba preparando la comida, pero bueno, si se trata de decir un número... Ehhhhh... Miiiiiiiil, ¿diez?

Locutora.- ¿Mil euros con diez céntimos?

Jaime.- Sí.

Locutora.- ¡Pues no! Lássssstima, ¡eran mil euros con cuarenta y siete céntimos! ¡Bueno, no te olvides de seguir escuchándonos porque podríamos llamarte otro día! Pero no pasa nada, de todos modos ya sabes que sólo por participar entras en el sorteo de un Notebook marca Random, ¿qué te parece?

Jaime, con voz de que no le parece genial.- Genial...

Locutora.- ¡Adiós, Jaime!

Jaime.- Cli-cli, cli-cli.

Pobre. Encima que no se lleva los mil euros le joden la comida.