domingo, 11 de abril de 2010

Grupos de Facebook

Las cosas como son, yo soy más de Tuenti. Llamadme niñato y tal y cual, pero es sencillo e intuitivo, ¿qué más quieres? Facebook es la cosa más artrítica que puedes tirarte a la cara, siempre con enlaces, más enlaces, páginas y mil mierdas más. Eso sin contar los minijuegos.


Cuando pensaba que no podían inventar algo más estúpido que clicar a tu Pet para que salte a la comba y así conseguir monedas para comprarle ropa (no, en serio. Pensadlo, joder), van y ponen una granja. Tengo una compañera en clase que está que no caga con eso. Se organiza el día (verídico) para poder pasar por casa a sembrar/recoger/ordeñar. Y la ves en clase: “Planté anoche, menos mal que me dio tiempo a meterme esta mañana corriendo y recoger la siembra y ordeñar a la vaca. Ahora lo tengo feo porque está recién plantado, pero cuando vuelva esta noche lo veré todo verdito. ¡Tengo hasta árboles frutales y todo!”. Como esta mujer descubra el WOW no vuelve a ver la luz del sol.


Sin embargo, no todo en Facebook iba a ser malo. Hay una cosa en la que le da mil vueltas a Tuenti (hasta que se lo copien); algo que empezó como un modo de conocer a gente con intereses afines a los tuyos, y que ha derivado, como era de esperar cuando dejas algo al libre albedrío de internet, en una nueva forma de hacer humor. Vade retro, demotivators. ¡Llegan los grupos de Facebook!

-Yo tampoco sabia qué coño hacer con el color blanco del Plastidecor.

-Soy de pueblo, no gilipollas.

-Yo también creo que los políticos son una broma del Follonero.

-Mi madre también se inventa la hora que es cuando me despierta.

-Vuelvo de fiesta el domingo por la mañana porque por la noche me da miedo.

-Saco el móvil, miro la hora, lo guardo, ni puta idea de qué hora es.

-El día que Alex Ubago tenga novia y sea feliz, se acabó su carrera musical.

-Sí, a mí también me dan ganas de pedir un cubata al entrar a Berska.

-Pidas lo que pidas, el peluquero siempre hace lo que le sale de los cojones.

-Tú no eres moderno, tú eres gilipollas

-Yo también dije: "¡Trae, que tú no sabes!", y yo tampoco supe.

-Odio cuando intento estudiar y un velociraptor en moto me tira pétalos.

-Odio cuando un velociraptor no me deja hablar mientras jugamos al Singstar.

-El dinero no da la felicidad, pero yo prefiero llorar en un Ferrari.

-Odio cuando voy volando y Goku se me cruza en el camino.

-Yo tampoco distingo a Guti de su mujer.

-Abofetearía con panceta a las lerdas del anuncio de Special K.

-Yo también quiero ir a la ruleta de la suerte y decir: ¡la P de PUTA!

-A mí también me ha parecido ver al cantante de Camela vendiendo bragas en el mercadillo.

-Yo también canto las canciones en inglés como me sale de los huevos.

-Esa incomoda sensación de que todo el mundo quiere follarte.

-Yo también me pregunto por qué viene una tía del futuro a explicarme cómo funciona la lejía.

-Yo tampoco entiendo cómo la gente duerme en el metro y se despierta en su parada.

-Yo también creo que los productos Dharma son en realidad Hacendado.

-A Belén Esteban le va a durar la nariz lo que a mí la batería... 4 rayitas.

-Mi madre también me dijo: "Como vaya yo y lo encuentre..." ¡Y lo encuentra!

-Yo también creo que en Humor Amarillo moría gente.

-Yo tampoco entiendo qué coño pintaba un cactus en Los Fruitis.

-¡Culpo a Disney de mis altas expectativas en cuanto a hombres!

-Mi madre también dice: “¡Esta es la primera vez que me siento en todo el día!"

-Si cuando un agente me dice: “Papeles”, yo digo: “Tijeras”, ¿entonces gano?

-Mi madre también se inventa los nombres de mis amigos.

-Yo también de pequeño decía "inglish pitinglish"

-Yo también he gritado: ¡FOTO TUENTI!

-¿Quién no vio a alguien correr y le gritó: "¡Corre Forrest corre!"?

-Yo también metí a un Sim en la piscina y quité la escalera para ver cómo se ahogaba.

-Yo también tengo un nombre de email ridículo porque me lo hice con 12 años.

-Yo también detesto cuando el jacuzzi de mi yate no está a temperatura ambiente.

-Me fastidia no saber nunca exactamente cuántas limusinas tengo en el garaje.

-Yo también vivo con el miedo de que uno de mis contactos me lleve al diario de Patricia

-Jordi Cruz, jamás nos creímos que esas fueran tus manos.

-Yo también he puesto a lavar la ropa por no ordenarla.

-Cuando tenía tu edad cambiaba cromos, no enfermedades de trasmisión sexual.

-Yo también termino mis anécdotas con un: “Es que así contado no hace gracia”.

-¿Cómo quieres que mire las musarañas, si no sé ni lo que son?

-Siempre he querido darme la vuelta en la silla y decir: "Te estaba esperando..."

-Yo también creo que los padres de Milhouse son hermanos.

-El clásico pato de goma que nadie tiene en su bañera.

-Yo también prefiero descargarme música porque quitarle el celofán a un CD es un coñazo.

-Cinco euros por cabeza para contratar a Blade y que mate a Edward Cullen.

-Yo, con los inventos de Doraemon, habría conquistado el mundo.

-Cómo saber quién visita tu perfil, volar y tirar rayos láser.

-Yo también prefiero vestir santos que desnudar gilipollas.

-Yo también abracé al oso de Natura.

-Yo también creo que la familia real debería estar en Generación NI-NI.

-Yo me crié sin móvil y encontraba a todo el mundo.

-Yo también creo que Eros Ramazzotti tiene vegetaciones.

-A mí también se me han perdido los calcetines mientras dormía.

-Orcos fascistas que dicen: "Con Sauron esto no pasaba" (by H@n).

Y por supuesto... ¡Las señoras! (Aquí hay como para hacer un post aparte):

-Señoras que van a misa para disimular que son malas personas.

-Señoras que se quedan dormidas con la novela pero si cambias se despiertan.

-Señoras a las que dices: "Hasta mañana", y responden "Si Dios quiere”.

-Señoras que se tropiezan y rompen Picassos.

-Señoras que se mean porque en TVE no hay publicidad.

-Señoras que lo dan todo bailando politonos en Tele 5.

-Señoras que creen que no sabemos que se meten al mar sólo para mear.

-Señoras que discuten a ver quién está más enferma.

-Señoras que dicen "Oyoyoyoyoyoy" cuando se enteran de un cotilleo.

-Señoras que se cruzan la bata cada vez que van a decir algo importante.

-Señoras que van al Lidl a por plátanos y acaban de after.

Y para terminar, mi propia aportación:

-Yo también hago posts recopilatorios de cosas graciosas cuando estoy demasiado ocupado y/o en período de exámenes.


Gracias a H@n por el apoyo técnico, como siempre^^

martes, 6 de abril de 2010

50 cosas que hacer antes de morir (relacionadas con viajes)

Lo confieso: me encantan las listas. Soy un desastre de persona, olvidadizo y jodidamente desordenado, así que ver tareas y recados ordenados sobre un papel, con sus guiones y letra bonita, me hace sentir de algún modo relajado y con control sobre mi vida. Luego nunca hago caso de lo que escribo, pero al menos mientras ando entretenido. Estoy para que me encierren. Lo sé. Sigamos.

Por extensión, soy un gran fan de los artículos-lista, género que acabo de inventarme con todo el morro del mundo, del palo: "Los diez edificios más grandes del mundo", "30 ricos menores de 30", "Las cien mejores universidades del planeta" (ya ves tú, estudiando en La Laguna), o "Cinco países en los que vivir por menos de 300$ al mes" (Tailandia, Camboya, Filipinas, Belice y otro más que no recuerdo. ¡Vámonos, vámonos, vámonos!). Son artículos geniales: aprendes cosas, descubres libros, películas o grupos nuevos, e incluso te dan ideas para escaparte de vacaciones, todo ello en dosis informativas pequeñas y concisas. ¿Qué más se puede pedir? Aparte de ser un rico menor de treinta años, claro.

El caso es que navegando la otra noche encontré una página llamada The traveller's notebook, dentro de comunidad llamada Matador, que, pese al nombre, reulta ser un grupo de encuentro de fotógrafos y escritores trotamundos sin nada que ver con el bello arte de la tauromaquia (ejem). Como no podía ser menos, tienen su buena dosis de artículos-lista, incluyendo el que da título a este post. Por supuesto no suscribo todo lo que aparece en la lista; demasiadas cosas por hacer y sitios por ver hay en el mundo como para que dos personas se pongan de acuerdo en las 50 principales, pero es una relación tan válida como cualquier otra y tiene ideas interesantes. El artículo, por si queda ahí alguien que no se haya enterado (y para que no me tachen luego de copiota) no es mío. La traducción sí, que si no se me olvida el poco inglés que sé. Así que vayan a abrir el bloc de notas y comiencen a tachar =)

--0--

Introducción del editor David Miller:

"Este cuatro de julio nos encontrábamos en uno de los muelles de Green Lake esperando que los fuegos artificiales comenzaran a llenar de luces el oscuro cielo de Seattle. Excepto por el estallido ocasional de algún volador, todo estaba tranquilo y silencioso. Nuestra niña de nueve meses dormía en su carrito. Mis padres estaban a nuestro lado, cogidos de la mano. El agua chocaba contra los pilares del muelle y todos guardábamos silencio.

Mientras seguíamos mirando el cielo tuve la extraña idea de que si cada noche todos saliésemos simplemente a escuchar y observar el firmamento como estábamos haciendo, el mundo sería un lugar algo distinto. Mejor.

Y entonces comenzaron los fuegos, lejos, el sonido de la explosiones llegando varios segundos después de los estallidos de colores. Layla sintió nuestra excitación y se despertó, y la levantamos para que pudiera ver el espectáculo por primera vez. Sonrió y estiró las manos como si quisiese agarrar lo que veía.

Tras el final, mi madre dijo: “Bueno, si tiene suerte tendrá otros cien años de fuegos”.

Aquello me hizo pensar en todo lo que podría ver durante su vida, y en lo que todavía quería ver yo en la mía. Hay tantas cosas ahí fuera, y por otro lado, cada vez menos naturaleza y vida salvaje. Algunas veces se tiene la sensación de estar en una carrera contrarreloj para experimentar cosas y lugares antes de que lo que los hace especiales sea usado hasta el agotamiento por la masa.

Aún así, las experiencias que buscamos como “únicas en la vida”, las mismas que Josh Lew y otros miembros de la comunidad Matador han recogido aquí, han logrado trascender el tiempo de algún modo. Ya sean eventos sencillos o procesos que puedan tomar semanas, meses o años, estas experiencias nos recuerdan que el mundo sigue siendo un lugar maravilloso".

50 COSAS QUE HACER ANTES DE MORIR, por Josh Lew.

1.- Pon el pie en cada uno de los siete continentes. La Antártida puede ser un reto, pero una vez que hayas alcanzado los siete podrás considerarte un auténtico trotamundos.

2.- Cruza un país en bicicleta. Un viaje en bicicleta requiere bastante planeamiento, pero es mucho mejor que estar separado del país por una ventanilla de pasajero.

3.- Cabalga algo mayor que un caballo. Avanzar por la jungla a lomos de un elefante de dos pisos de altura será algo que seguramente recuerdes el resto de tu vida. [¡Hecho!. Si contamos aquella vez que monté en un dromedario en el sur y cuando se puso de pie, grité: "¡Bájenme, bájenme!". Conste que tenía doce ocho años.]

4.- Vive como alguien del lugar durante un mes. La experiencia de visitar a los nativos (sic) te dará mayor conocimiento de otra forma de vida que saltar de un gueto de mochileros al siguiente durante dos años. [¡Hecho!. Si aceptamos H@n como aborigen valenciana, claro =B]

5.- Visita un auténtico bar de blues en Chicago. ¿Qué mejor manera de dejar atrás la música comercial y encontrar el alma del blues?

6.- Aprende otro idioma. Es una propuesta pesada y a la que hay que dedicar mucho tiempo, pero hay muchísimos recursos ahí fuera para facilitar el proceso. [¡Hecho!. Obviamente, o esto lo iba a estar leyendo traducido quien yo te diga.]

7.- Haz heli-ski. El acceso a nieve y terreno mediante helicóptero es distinto (léase: mejor) que ninguna otra cosa que puedas experimentar.

8.- Viaja por India en tren. Con su extensa red de vías, este método de transporte es el mejor modo de ver uno de los países más coloristas y diversos del mundo.

9.- Escala uno de los siete grandes picos del mundo. La escalada no es para pusilánimes, pero todo el mundo ha soñado con estar en lo alto de alguna cima.

10.- Bucea con tiburones ballena. Nadar con estos gigantes amables está entre las más poderosas experiencias naturales del mundo.

11.- Toma parte del carnaval de Brasil. No habrás tenido una buena noche de fiesta hasta que no hayas estado en la mayor fiesta del país de las mayores fiestas. [Hombre, soy chicharrero, pero... Va, esta no la marcamos.]

12.- Baila tango en Argentina.

13.- Surfea. No se trata de ser un crack, sino simplemente de coger olas.

14.- Bucea en la Gran Barrera de Coral. El mayor arrecife del mundo es destino obligatorio para los entusiastas del buceo. Es el ambiente acuático más singular del mundo.

15.- Publica un artículo sobre tus viajes. Parte de viajar es compartir tus experiencias con otros. Además, que te publiquen puede ser más fácil de lo que piensas. [¡Hecho!]

16.- Haz voluntariado en otro país durante un mes.

17.- Sigue los pasos de tu libro de viajes favorito. ¿Qué mejor guía que el libro que te inspiro para viajar?

18.- Toma una avioneta que recorra el interior de la sabana africana. Estos lugares poco visitados están llenos de culturas singulares y vida salvaje diversa.

19.- Cruza un glaciar a pie. Caminar por una de estas maravillas naturales menguantes es una aventura que futuras generaciones quizá no puedan experimentar. [Estoy que no cago con hacer éste. Preferiblemente en Nueva Zelanda. Mi cumpleaños es el dos de octubre. Gracias de antemano.]

20.- Visita el nacimiento de alguno de los mayores ríos del mundo. Grandes ríos, como el Nilo, tienen un origen humilde.

21.- Escala un volcán activo [¡Hecho! Que para eso me pegué la pateada de subir al Teide de madrugada (Ey, no es culpa mía que se pueda subir andando), y según Wikipedia son activos todos los que hayan erupcionado en los últimos 25,000 años.]

22.- Compra un bote y aprende a navegar. Antes de los hermanos Wright todo el mundo viajaba gracias a la fuerza del viento. Aún hoy es la forma de viaje más sostenible que hay.

23.- Sigue tu comida del campo a la mesa. La mayoría de la gente del mundo sigue comiendo lo que recolecta con sus propias manos. ¿Por qué no volver a las raíces?

24.- Date un baño en el Ganges. ¿Qué mejor modo de experimentar el corazón espiritual de la India?

25.- Viaja alrededor del mundo. Por supuesto, puedes hacer esto sin poner un pie jamás fuera de un avión o un aeropuerto, pero poca gente ha atravesado de verdad todo el globo.

26.- Fotografía alguna especie en peligro de extinción. Aparte de una imagen para conservar toda tu vida, te recordará a ti y a otros lo frágil que puede ser la vida.

27.- Participa en el Burning Man. Como suelen decir: “Tratar de explicar el Burning Man a alguien que nunca ha estado allí es como tratar de explicar a un ciego cómo son los colores”.

28.- Pasa 24 horas solo en la jungla [Actividad patrocinada por Bear Grylls]

29.- Aprende a hacer un plato típico de algún país. ¿Qué es lo único que todo el mundo tiene en común? Comer [¡Hecho! Hago unos Spagettis con tomate riquísimos. Típico italiano, ¿qué pasa? Si hasta les echo atún, a veces].

30.- Enseña inglés en un país extranjero. Por supuesto, es un modo de pagar tus viajes, pero también es una experiencia única en la vida.

31.- Asiste a un festival de música en otro país.

32.- Cruza un país usando sólo transporte público. Ve el país del modo en que la mayor parte de la gente lo hace: desde la ventana de una guagua, un tren, o un ferry [¡Hecho! Ourense-Madrid en tren; Madrid-Valencia en guagua].

33.- Pasa una noche en un hotel histórico (o con historia). Puede que no tengas ni que salir de la ciudad para vivir una noche de atmósfera clásica.

34.- Ve a las Olimpiadas. Pese a lo que digas de la comercialidad de los Juegos Olímpicos, son uno de los mayores eventos del planeta.

35.- Conoce a tu escritor de viajes favorito. Te ha inspirado; ahora, agradéceselo.

36.- Viaja a Alemania para vivir la Love Parade. Todo un acierto y uno de los mayores festivales del mundo.

37.- Toma parte en una ceremonia del té japonesa. Esta ancestral tradición es el corazón de la cultura nipona.

38.- Únete a una caravana en el Sáhara. Observa como se maneja la gente en uno de los ambientes más hostiles del mundo.

39.- Ve al Oktoberfest. El encuentro de más de 6 millones de aficionados a la bebida y a las canciones de borrachos es una de las mayores fiestas de Europa.

40.- Plántate en el Polo Norte. O el Sur [¡Hecho! Nah, es coña. Algún día].

41.- Asiste desde la grada a un encuentro entre dos equipos suramericanos rivales en un partido de fútbol. El fútbol es una pasión para la mayoría de la población mundial.

42.- Visita el lugar de nacimiento o la tumba de algún icono cultural. Puede ser el Ché Guevara, Picasso, Levi Strauss o el tío que inventó el Chupa-Chups; cualquiera que creas que es importante [¡Hecho! La calle donde nació Jonathan Swift en Dublín. Y seguro que algún sitio más que ahora no recuerdo].

43.- Encuentra tu versión de “La Playa”. Uno de los mejores libros de viajes de todos los tiempos, que inspiró a una generación entera de mochileros. ¿Por qué no encontrar tu propia paraíso virgen?

44.- Disfruta de un puro cubano recién liado.

45.- Visita todas las capitales europeas. El “continente abarrotado” [En serio] está lleno de arquitectura maravillosa y culturas diversas.

46.- Asiste una función de la filarmónica de Viena.

47.- Haz paracaidismo. Es el desafío definitivo, a menos que te pongas un traje aéreo y literalmente vueles.

48.- Haz ciclismo por la autopista del Pacífico.

49.- Estrecha la mano de alguien que realmente haya cambiado un país.

50.- Participa en la mayor guerra de agua del mundo durante los festejos de año nuevo de Tailandia.

THE END

Como ven, muchas a uno jamás se la habrían ocurrido (¿autopista del Pacífico?), pero bueno, ahí quedan como idea. Ahora no se vuelvan locos y conviertan esta lista en el objetivo de sus vidas, ¿eh? Aunque bien mirado, entre hacer esto y llevar una vida normal de oficina e hipóteca, no sé yo...

Puntuación del Zorrocloco: 7 de 50. ¡Superad eso!

P.D.- Se vale hacerme la pelota con la traducción^^

jueves, 1 de abril de 2010

Jueves santo


Traducción zorrocloca:

Cristianismo - La creencia en que un zombi cósmico judío que era su propio padre puede hacer que vivas para siempre si simbólicamente comes su carne y telepáticamente le aceptas como tu maestro para que de ese modo pueda borrar toda fuerza maligna presente en tu alma porque una mujer-costilla fue engañada por una serpiente parlante para que comiera de un árbol mágico... Seh, tiene perfecto sentido.

¡Felices pascuas a todos los creyentes! Y a los que no lo son, ¡feliz puente! =)