domingo, 28 de marzo de 2010

Abuelas de 30 años

Quiero compartir con vosotros una epifanía que tuve el otro día mientras subía tranquilamente en tranvía hacia la facultad. Un par de paradas antes de la universidad, concretamente en Las Mantecas (un barrio de viviendas de protección oficial que posee la esquina con mayor número de kinkis por metro cuadrado que he visto nunca), se subieron dos chicas jóvenes con carritos de bebé. Ninguna de las dos llegaría a los veinte años, siendo generoso. Recordé en ese momento de un reportaje que empecé a ver hace tiempo y no llegué a terminar por vergüenza ajena que trataba sobre la comunidad con mayor índice de embarazos adolescentes: Canarias. Las chicas que salían en el vídeo, todas de dos barrios de Tenerife y Gran Canaria, de esos que parecen haber sido diseñados cual gueto para meter dentro a toda la chusma, venían a contar las mismas tonterías: que habían empezado a tontear con chicos con 12-14 años, y que cuando una de ellas se había quedado embarazada, en un lapso de pocos meses todas las amigas habían caído también, en una suerte de efecto “culo veo, culo quiero” (que si de mi hija se tratase, sería más bien: “culo veo, y de la hostia que te meto no vuelves a mirar a más nadie”).

Todas habían tenido que dejar los estudios, claro, aunque pensaban retomarlos cuando los churumbeles hubiesen crecido (en unos veinte o treinta años). Se lamentaban un poco de haber perdido la libertad que conlleva la juventud, aunque “afortunadamente” los abuelos se hacían cargo de los chiquillos cuando ellas salían de fiesta. Todas resaltaron que en el fondo estaban muy contentas de llevarse poco años con los hijos. Una de ellas, incluso -un elemento que con 21 años ya arrastraba tres boquitas por el mundo.- se defendió argumentando que: “¿Qué iba a hacer? ¿Tener los chiquillos con 25 años? ¡Quiero ser su madre, no su abuela!”. Fue ahí cuando, estremecido, cerré esa pestaña del navegador y me puse a ver gatitos graciosos en Youtube.

Total, que estaba inmerso en pleno flashback mirando a las chicas cuando empezaron a hablar a gritos, arrastrándome de nuevo a la realidad. Dieron toda una exhibición de chabacanería, falta de inteligencia y ganas de llamar la atención, hablando por el móvil, riendo como estúpidas e intercambiando berridos. Mientras, todo el vagón intentaba no mirarlas demasiado descaradamente y pensaba: “Pobres críos”.

Y me dio por pensar en el poco instinto paternal que poseo. No quiero niños. Llamadme egoísta si queréis, pero creo que vida sólo hay una, y es demasiado corta como para pasar por lo menos la mitad cuidando de alguien, que encima no sabes si te va a caer bien. Es más, bastante me cuesta cuidar de mí mismo como para considerarme siquiera capacitado para criar a un niño. Soy consciente de que probablemente mi opinión cambie con el tiempo, y que dentro de unos años (o décadas) me den ganas de tener un Pocozorro al que regalar un guante de béisbol y enseñar a montar en bici en el patrio trasero mientras se asa la carne de las hamburguesas. Sin embargo, la mía parece no ser una opinión aislada últimamente entre la gente con estudios que conozco.

Sin ir más lejos, el tema salió hace poco en una reunión blogger que hicimos por la visita de H@n. Cuatro bloggers, dos hombres y dos mujeres, los cuatro universitarios en un sentido amplio de la palabra, y los cuatro con un nivel cultural alto (que a estas alturas viene a significar que lees por gusto y no cometes faltas ortográficas redactando un texto con sentido). Nadie quería niños. Ni el más joven, que tenía veinte, ni el más viejo, con treinta. Si acaso como un proyecto lejano, sobre la treintena o incluso más allá, en el caso de los hombres. Mientras tanto, un perro y vas que chutas. ¿Las razones? Las mismas que os acabo de comentar. Somos una generación que está cambiando los viejos hábitos de: estudios básicos, trabajo, trabajo, pareja, matrimonio, tienes un par de críos, más trabajo, mueres; rebelándose contra ellos. Queremos viajar, queremos disfrutar de nuestras amistades, tener las tardes y los fines de semanas para nosotros. Tenemos una red social más amplia, miras más amplias, mayores estudios y perspectivas profesionales. Todavía se quiere tener descendencia, claro que sí, pero ya no es una contrarreloj de pareja por quedarse preñada. Sabemos que cada cosa tiene su tiempo, y es mejor esperar a haber disfrutado un poco y obtenido una situación estable desde un punto de visto económico (y ver que aguantas a tu pareja a la larga, vamos a hablar claro), que arrepentirse después y sean los niños quienes paguen nuestra falta de previsión.

Esto lo sabemos nosotros. Pero no lo saben ellos.

Ellos siguen pensando que tener niños es lo que hay que hacer, y que hay que tenerlos cuando se es joven, porque sus madres los tuvieron así y es lo que llevan viendo desde que tienen uso de razón. Así que te arrejuntas con el Jonatan, que curra entregando paquetes de Tourline Express con la misma scooter con la que te robó el corazón y las bragas, y tú te quedas en casa cuidando de los niños o echas un currículum en el Horno del Pan o alguna empresa de limpieza, a ver si hay suerte (y que no se me ofendan los del Horno del Pan y las empresas de mensajería, que uno ha trabajado desde cargando cajas a vendiendo cd's piratas en el rastro), porque total, estudiar tampoco ibas a estudiar. Eso es para la subnormal aquella de las gafas y el aparato en los dientes. Encima ahora te dan ayudas, lo cual es un puntazo, siempre que no se llegue al punto de Inglaterra, donde las Mary Sues se quedan preñadas adrede porque cobran más con la ayuda de lo que ganarían trabajando. Y total, tampoco vas a tener los críos con 25 años, para llevarlos por el barrio y que te pregunten si eres su abuela.

No es difícil ver la forma de círculo (vicioso) que tiene esta situación, pero lo peor no es eso. Es la suma de una clase media que tiene cada vez menos hijos, y más tarde, y una clase Salsa Rosa que se reproduce como conejos. ¿Qué le espera a la próxima generación de este país, si por cada hijo de una pareja con estudios, hay por lo menos cuatro de madres que no han llegado al bachillerato? Si dicen que sólo hace falta una manzana podrida para echar a perder el barril, ¿qué será de Pocozorro Hipotético, al que iba a criar con música de Queen y Frank Sinatra y a enseñar a jugar a ajedrez de pequeño, si luego acaba en un aula con 30 Kevin Costner Jesuses y Déboras Texeneris que lo bombardean con el reggetón de sus móviles?

Eso sí, si logras que el niño te salga decente, tiene el futuro laboral asegurado. No todo iban a ser malas noticias, ¿no? No es por nada, pero entre esto y el encarecimiento de la educación superior, pronto a la clase media le va a pasar como al Segundo Mundo: que no existe. Sé que con este post voy a parecer un clasista y un engreído, pero no puedo evitar tener la sensación de que al paso que llevamos en este país vamos a volver al tiempo de los caciques y los campesinos analfabetos. Y esa fue la epifanía que tuve el otro día. Un futuro de paro y exclusión social. ¿Hacemos una porra a ver cuándo estalla todo?

domingo, 21 de marzo de 2010

Zorrocloco Ville

Me dio por buscarme anoche en Google (así de triste, señores), porque de repente se me ocurrió que debía ser la primera referencia al buscar zorrocloco, cuando descubrí que...



¡Tengo mi propio pueblo! Está en Venezuela, donde Cristo perdió el llavero, ¡pero existe! Me río yo de vuestros Sims y vuestro FarmVille, ¡gente de verdad! ¡Ese es el futuro! Bueno, y el presente, y el pasado... Caciquismo, creo que se llama.

La verdad es que Venezuela no es uno de esos países que me llamen la atención para hacer turismo, pero claro, sería feo no dejarme caer y sacarme más que fuese un par de fotos con mis fans. Y de paso recaudar el canon por uso de mi nombre, unas décimas, algo del viejo y bueno derecho de pernada...


Y suerte tienen de que no sea de esos caciques a los que tener tierras se les sube a la cabeza.

sábado, 13 de marzo de 2010

La constitución canaria de Cubillo (II)

Después del éxito de público y crítica que tuvo la primera parte, vamos ya con el Episodio II. Por si queda algún incrédulo que piensa que son coñas mías, aquí está el enlace original.

Art. 23).- Religiones. La República Federal se constituye en una República Democrática y Laica. El concordato vigente actualmente en Canarias, firmado entre el Vaticano y España, dejará de tener validez.

Esto es bueno =)

Por lo que después de la declaración de la independencia, entrará en vigor un nuevo concordato firmado entre el gobierno federal y el Vaticano.

Esto es malo =(

Todos los cargos eclesiásticos de la Iglesia Católica en Canarias, en sus diferentes niveles, deberán estar ocupados por canarios, un año después de la independencia.

Esto es surrealista. ¿Tanto canario hay que no folla con vocación? Para una vez que podían haber hecho las cosas bien desde el principio... Pero claro, una cosa es renegar de la nacionalidad de esos bastardos españoles, y otra renunciar a la religión que nos impusieron. ¿No?

Art. 25).- Moneda. La moneda nacional se denominará el Africo, y tendrá las equivalencias con las otras monedas internacionales más fuertes, euro, libra esterlina, franco suizo, dólar y yen.

Oh, sí. ¡El Áfrico! ¡La moneda de moda! ¡Qué originalidad! Ahora en serio, ¿qué pretenden? ¿Áfrico? Eso no es serio, señores. Una moneda con ese nombre nunca podrá triunfar. Nunca oirás: “El euro estable, baja el dólar, sube el áfrico”. Eso no se sostiene. Creo que más bien sería de la siguiente manera:

Están Tinguaro y Añaterve (José y Víctor, antes de renegar de sus nombres de esclavos y aceptar su Sagrada Herencia aborigen) apoyados en una esquina, haciendo lo que hacen los jóvenes de esa clase que se apoyan en esquinas acompañados de perros de presa: esto es, perfeccionar su bereber. Aparece Bencomo (Mario) cargando una carretilla llena hasta los topes de lo que parecen billetes con la efigie del dueño de El Día.

Tinguaro.- ¡Tamaragua [buenos días] camarada! ¿Qué llevas ahí?

Bencomo.- Cinco millones de áfricos, altaha [hombre de gran valor].

Tinguaro.- ¿Y adónde vas con ese dinero?

Bencomo.- A comprar el pan.

Así sería una Canarias con áfricos. Salvo porque no habría pan. Ni carretillas.

Art.47).- La A.N.L.P. podrá emitir bonos republicanos firmados por los representantes designados ante notario, los cuales serán expedidos en euros o dólares, los cuales serán pagados en el futuro […] en la moneda legal de la Nación, el Áfrico.

¡Juas! El viejo truco de cobrar en euros y pagar con billetes de Monopoly. ¡Qué ladinos!

Art. 28).- Enseñanza universitaria y de otros grados. Cada gobierno insular podrá establecer una universidad en su isla si no la tuviere o solicitar la instalación de varias facultades dependiendo de alguna de las universidades existentes.

Siete universidades, con dos cojonacos. Incluso en El Hierro, que tiene 11.000 habitantes, ¿por qué no? De hecho, si esto se hace, me pido ir a estudiar a El Hierro. Sería como tener clases particulares.

El gobierno de la República establecerá a su cargo una Gran Universidad Internacional abierta a todos los estudiantes canarios y africanos cuya enseñanza será hecha en varias idiomas. Sus títulos tendrán validez en Canarias y todos los países del continente africano, con quienes se hayan firmado acuerdos de colaboración académicos.

Dando respuesta a la pregunta que se hacen todos los estudiantes canarios antes de entrar en la universidad: “¿Me valdrá esta carrera en Senegal?”. Una gran universidad con enseñanza en varios idiomas. Y también coches voladores y comida en píldoras.

Art. 35).- Estudios especiales en universidades. Cada Universidad y facultades en todas las islas fomentará los Estudios Genéticos Poblacionales a través de las investigaciones Mitocondriales.

Que además deberán afirmar la existencia de la raza guanche y ayudarán a hacer una limpieza de indeseables.

Art. 32.- Derechos ciudadanos. [...] 4) La libertad de prensa está garantizada por esta Constitución siempre que los periodistas sean canarios y las empresas de información de todo tipo pertenezcan al 100% a canarios, los cuales tendrán que demostrar que no tienen relaciones económicas o políticas con la metrópoli. Ninguna empresa de TV o Radio extranjera podrá ser constituida o instalada en Canarias.

En otras palabras, la libertad de prensa estará garantizada siempre y cuando no intente ejercerla.

Art. 41).- Direcciones generales. Todo turista que desembarque en estos territorios, después de la independencia, estará obligado al pago de una tasa especial como impuesto para la agricultura.

“El Platanazo”.

Art. 78 ).- Al siguiente día de la fecha de la independencia, se creará una Comisión internacional estatal, entre los gobiernos canario y español […] encargada de establecer las indemnizaciones que debe pagar el Estado español por seis siglos de ocupación colonial, plazo y cantidades, así como las posibles ayudas compensatorias que se obtengan de común acuerdo.

Ya me estoy imaginando a Zapatero sacando el talonario de la americana: “Seis siglos de ocupación, por supuesto. ¿Cómo se lo pongo, en áfricos o en rupias del Zelda? ¡Si lo quiere en monedas del Pet Society, le doy el doble! ¡Juas, juas juas!”

Art. 80 ).- Al establecer la cantidad global compensatoria que debe pagar el Estado de España, por los seis siglos de explotación, y ocupación colonial, se podrá transformar dicha cantidad en el envío de navíos y aviones fabricados en España, que establezca el gobierno canario, así como en productos industriales o maquinaria española, por un periodo a establecer de común acuerdo.

Ya puestos, de no haber aviones o maquinaria suficientes para pagar todo lo que nos adeudan, quiero que mis años de esclavitud me sean abonados con una Nesspreso y una Xbox. O en Elsas Patakys y Leonores Watlings, que no tienen nada que ver pero me haría ilusión. Con una de cada me vale, para que vean que no les guardo rencor por haberme sometido durante seis siglos.

Art. 96) Las instalaciones militares españolas en su totalidad deberán ser evacuadas en un plazo máximo de dos meses […] El Gobierno español retirará sus banderas, símbolos, enseñas y documentos de sus instalaciones militares y estará presente en el momento en que se arríe oficialmente la bandera española y sea izada la bandera nacional canaria [..] rindiendo los honores de rigor respectivos las fuerzas presentes.

Esto último es sólo por joder. Me imagino a Cubillo en su casa, empalmado mientras imagina esta escena y pensando: “¡Gromfsssssíiiiiii! ¡Después de treinta años dando por culo, por fin! ¡Saluda a mi banderaaaaaaa!"

Art. 98).- Siendo la ZEE canaria de 350 millas marinas, todos los Estados extranjeros deberán respetar esta decisión ya que nuestra Nación tiene un destino marítimo fundamental y prioritario para la supervivencia del país.

Dejando a un lado que el artículo en sí no tiene mucho sentido, aclaremos que la ZEE es la Zona Económica Exclusiva; es decir, parte del mar que baña las costas de un estado, y que le pertenece. Sólo que si trazas 350 millas marítimas desde las costas de Lanzarote, acabas en mitad del desierto del Sáhara. Y claro, los marroquíes también tienen costas. Qué dilema.

Art. 120).- El día antes de la toma de posesión de su cargo, el presidente deberá prestar juramento ante todos los asistentes […] en base a la fórmula y protocolo siguiente: a) Un ejemplar original firmado de la Constitución [...] deberá ser colocado dentro de un tubo de plata forjada junto a unos huesos de varias de las momias guanches existentes en los museos canarios, ya que el juramento debe hacerse por los huesos de nuestros antepasados.

Lo que no se específica es de qué color deben ser los baifos con los que se hagan las pieles ceremoniales que vestirán nuestros prohombres. ¿Habrá pinturas rituales? ¿Cánticos, aunque sea una folía? Creo firmemente que todo este tema debería ser zanjado lo antes posible. Tiemblo al pensar las terribles consecuencias que podría acarrear un juramento ante los espíritus de mis antepasados realizado de manera incorrecta. Para curarnos en salud propongo que el tubo y su contenido sean llevados a una fragua en la falda del Teide y se usen para forjar siete anillos, uno por isla, con los que gobernarlos a todos y mantener alejados a los malos espíritus. Y quien sabe, entre eso y la escritura bereber, a poco que nos pongamos nos queda un universo de fantasía cojonudo y nos forramos vendiendo la historia a Hollywood.

Aunque podría seguir con otro post más, me parece más sensato dejarlo en el momento álgido de la constitución. Pocas cosas pueden superar meter trozos de cadáver en un tubo para que bendigan un texto legal. A modo de conclusión, me gustaría añadir una pequeña aportación personal: Los canarios tenemos nuestras peculiaridades y nuestra forma de ser, eso es cierto, exactamente igual que cualquier otra autonomía. No es motivo para reclamar la independencia. ¿Canarias fue una colonia? Sin duda: un territorio de ultramar conquistado en aquella época en que a los monarcas europeos les dio por tener súbditos de colorines y los Reyes Católicos aparecían en la lista de “30 under 30” de Forbes. ¿Es Canarias actualmente una colonia? Pues tanto como puedan serlo unas islas habitadas por españoles desde hace seis siglos. Así que si quieres pedir la independencia de la región porque no te gusta como trata el gobierno central al archipiélago, me parece perfecto; pero hazlo por los motivos correctos, no porque creas ser descendiente del último mohicano.

Y con esto y un paquete de M&M's, damos carpetazo al anteproyecto de la Constitución Canaria. En breve volveremos a la programación habitual =)

Disclaimer: El autor del blog no va por ahí vistiendo la equipación de España, ni lleva al rey tatuado en el culo; de hecho, es republicano, aunque intenta inmiscuirse en política lo menos posible. Estudiando historia en el colegio se dio cuenta de que los países van y vienen, y los que ayer vivían en un imperio hoy lo hacen en cinco países distintos y el mundo no se ha acabado; siguen formando familias, yendo a trabajar, y quejándose de sus gobernantes. Desde entonces los nacionalismos le hacen bastante gracia, pero como casi todo en esta vida. ¡Así que nada de cogerse nervios!

miércoles, 10 de marzo de 2010

La constitución canaria de Cubillo (I)

Y bajaron los Monthy Phyton y le dijeron a Cubillo: "Se nos acaba de ocurrir una cosa que..."
El Zorrocloco, Los caballeros de la constitución canaria

Como os comentaba en el anterior post, hoy comenzamos con el análisis del anteproyecto de constitución para la República Federal Canaria de Antonio Cubillo, patrocinado por El Día. Espero que lo disfruten, y perdonen la extensión:

“El Pueblo de Canarias, ejerciendo sus poderes soberanos […] en tanto que pueblo del continente africano, colonizado desde hace seis siglos por una potencia europea y honrando la memoria sagrada del Pueblo Guanche, del cual somos descendientes directos y de cuantos antepasados y precursores nos precedieron en nuestra lucha por la independencia o la resistencia contra el colonialismo […] decretamos la siguiente Constitución”.


Ya estamos con lo del sagrado Pueblo Guanche. Qué me jode a mí la gente que busca cualquier pretexto para ser una puta minoría oprimida. ¿Acaso los americanos exigieron la independencia de la corona inglesa alegando ser indios? Dicho esto, quiero que juguemos a una cosa. La próxima vez que veáis a un canario, preguntadle si se siente europeo o africano. Si responde lo segundo, preguntadle acerca de la actualidad en el continente vecino. O mejor, que os hable de sus amigos de allí. Veinte duros a que os mira con cara de: “¿Esos negros y moros?”. Los nacionalistas canarios no paran de repetir eso de que son africanos y no europeos, pero sin olvidar ni por un momento que son blancos, y por tanto mejores que esos “cigarrones” que llegan a nuestras costas en patera.

Art. 1) La Nación se organiza en República Federal y su territorio está constituido por siete islas, Tenerife (Chinet), Fuerteventura (Erbani), Gran Canaria, (Tamaran), La Palma (Benahoare), Lanzarote (Titeroygakat), Gomera (Gomera) y Hierro (Hero) y seis islotes, a saber La Graciosa, Alegranza, Montaña Clara, Roque del Este, Roque del Oeste, e islote de Lobos.

Titeroygakat. Con dos cojones. Hasta yo he tenido que leerlo una segunda vez para poder decirlo del tirón. Esto no puede ser sino parte de la estratagema nacionalista para romper relaciones entre las islas y la metrópoli, pues es cosa sabida que los peninsulares son completamente incapaces de pronunciar un nombre guanche. Si necesitan que les repitas tres veces un nombre bisílabo como Dácil, y aún así les cuesta Dios y ayuda hacerse a él, es más que probable que acaben cortando cualquier vínculo con Lanzarote sólo por no tener que aprender el nombre. Eso sí, para ser justos, como canario exijo que se le ponga otro nombre más complicado a la Gomera y El Hierro, que si no la cosa no funciona. Y a los islotes los bautizamos en ruso. Nótese que por fin Gran Canaria ve a perder el “gran”, para satisfacción del dueño de El Día, que ya podrá morirse tranquilo.

Art. 5) El castellano es el idioma oficial de la República, pero el estado pondrá todos los medios a su alcance para que en todos los centros de enseñanza se empiece a enseñar el Berber o Tamazigh, [...] para que en el futuro, y una vez aprendido por las nuevas generaciones, se convierta también en lengua oficial de la República. En las Universidades, el Berber o Tamazigh, en sus diferentes variedades, será enseñado por decreto.

Este es uno de los artículos más ridículos de todo el anteproyecto. ¿Un español aprendiendo idiomas? Y no cualquier idioma (que ya se sabe que un español sólo aprende una segunda lengua por uno de los siguientes motivos: inglés viendo series, francés o italiano si es chica, y japonés si es friki), sino bereber. Guárdame un cachorro. Si no conseguimos que nuestros kinkis canarios aprendan la diferencia entre -b y -v, o a poner las haches donde corresponden, ¿de verdad esperan nuestros amigos nacionalistas que de la noche a la mañana escriban así? Lo digo porque a mí me dieron clases de inglés desde segundo de primaria hasta segundo de bachillerato (es decir, once años), y cuatro de cada cinco que estudiaron conmigo lo único que saben hacer en inglés es reírse nerviosamente cuando algún guiri se dirige a ellos. Esto sí es ser un idealista, y lo demás es tontería.

Art. 7) Cada gobierno insular tendrá su propia policía y el gobierno federal tendrá la Policía Federal, que solo podrá intervenir en cualquier parte del Estado para ciertos y determinados delitos o en asuntos que sean de interés del Estado Federal, como Defensa, servicios antidrogas, raptos y seguridad nacional u otros a determinar por la Asamblea Nacional Legislativa.

Un total de ocho cuerpos de policía diferentes en una comunidad del tamaño del País Vasco. Auguro unos niveles de corrupción, incompetencia, pérdida de documentos y criminales absueltos por falta de coordinación entre organismos que podrían batir récords históricos. ¡Y menos mal que por lo menos esta constitución se pronuncia en contra de la pena de muerte...!

Art. 39).- La Guardia Nacional Federal creará un cuerpo de Policía Montada a caballo responsable del control de bosques, montes y montañas de la Nación.

Salvo en Fuerteventura y Lanzarote, donde irán en camello. No sé en qué montes va a patrullar esa gente, pero por donde yo hago senderismo si metes un caballo, lo matas.

Art. 8) Solo los partidos políticos canarios organizados de una manera democrática y no dependiendo del exterior, podrán participar en la vida política de la Nación, salvo los que tengan un ideario antisemita, racista, dictatorial, fascista, nazi o antiafricano o sean filiales de o estén subordinados a partidos de la antigua metrópoli.

Es decir, cualquier partido que aboge por una reunificación o cualquier tipo de acercamiento con "la metrópoli” será tachado de ilegal. Muy constitucional. Me gustaría saber si en el proyecto del futuro código penal federal se considerará también delito y esos traidores acabarán con sus huesos en la cárcel. Aunque en mi opinión la cárcel es demasiado buena para los malditos contrarevolucionarios. Este artículo hace que el siguiente sea mucho más gracioso:

Art. 9) La forma política del Estado es la República Federal Parlamentaria y estará formada por la pluralidad de Partidos democráticos [...] Los partidos son la expresión del pluralismo político de nuestra Nación y serán el instrumento de la voluntad popular.

Ahora, el senado:

Art. 12) Para ser senador tendrán que tener 50 años de edad como mínimo y su jubilación será a los 80.

50 años mínimo, no vayan a venir ahora los jóvenes, que esos no saben nada de ser canarios, a jodernos la fiesta conque quieren ir a estudiar a la península o que venga a jugar el Real Madrid contra el Achinet Fútbol Club. Los 80 parece una buena edad para jubilarse, pues bien se sabe que los guanches auténticos no tienen achaques. Si alguno se vuelve senil... Bueno, supongo que nadie notará la diferencia.

Los cargos se harán por sorteo.

Totalmente de acuerdo. Eso de poner simplemente a la persona más adecuada para el puesto es propio de fascistas y antiafricanos. Además, en caso de cagada, siempre pueden echarle la culpa a la mano inocente que sacó el papelito de la bolsa de Hiperdino.

Los canarios de la emigración en Cuba, Venezuela, Uruguay, Argentina y Europa tendrán un senador destinado en Canarias y elegidos por ellos, quien se ocupará de sus asuntos.

Digo yo una cosa: de los asuntos de los canarios que emigraron a otro país, ¿no debería ocuparse el gobierno de ese país? Llamadme loco.

Art. 13) El servicio militar será obligatorio para todos los canarios, tanto mujeres como hombres, durante tres meses después que cumplan 17 años, pero estarán en la reserva activa hasta los cuarenta, con una semana de servicio de entrenamiento anual obligatoria. Se denominará a este cuerpo Milicias Canarias. La Marina y la aviación estarán formadas por voluntarios especializados como fuerzas regulares de defensa y el conjunto se denominará las FAG (Fuerzas Armadas Guanches). La Marina de Guerra tendrá la preferencia de todas las fuerzas armadas.

Me encanta. Fuerzas Armadas Guanches. Que para el que no lo sepa, fue el nombre que le puso el mismo autor de este proyecto al grupo terrorista que fundó en los setenta, responsables indirectos de la muerte de 583 personas en un accidente aéreo. Qué lindos. Es como si el País Vasco se independiza y llama ETA a su ejército. Además, me encanta la abreviatura: FAG, marica en inglés. Ya puedo escuchar los gritos aterrados de nuestros enemigos en el campo de batalla. “¡Que vienen los maricas, que vienen los maricas!”. Sin ánimo de ofender a nadie, por cierto^^

Art. 14) Todos los no canarios que vivan o trabajen en Canarias o que estén obligados a convivir por razones familiares, tendrán un carnet o carta provisional de residente, renovable cada dos años, pero no tendrán derecho a votos en ninguna de las instituciones canarias ni podrá ser presidente o director de empresas establecidas en Canarias, asociaciones de vecinos, clubes, periodistas o propietarios de ningún medio de información.

Esto es especialmente importante para personas como mi novia. H@n, que sepas que si vienes aquí tendrás que abandonar tu sueño de fundar un club de lectura y dejar de escribir un blog (o al menos abstenerte de hablar en él de política) pues siendo peninsular no serías objetiva al alabar las virtudes y perfección de nuestro estado democrático. En ningún caso tendrás derecho a voto, aunque vivas aquí toda la vida. Tampoco podrás ser presidenta de la escalera. ¡No todo iban a ser malas noticias!

Los casados con ciudadanos o ciudadanas canarios, o padres o madres de canarios tendrán un permiso especial de residencia mientras exista esta situación legal.

Esto mola, porque si algún día quiero cortar contigo no correremos el riesgo de encontrarnos si paso cerca de tu trabajo, o en la cola para el cine; te deportarán. Aunque si le echamos un poco de morro, podríamos jugar a ser una de esas parejas que se pelean y se reconcilian cada dos por tres y así te saldría gratis visitar a la familia. De todos modos, podrías obtener la nacionalidad canaria si:

Art. 60).- En casos muy especiales, se concederá la nacionalidad canaria a aquellos extranjeros que hayan derramado su sangre por la independencia de la Nación o hayan hecho alguna hazaña especial por la República y sus intereses.

Así que ya sabes, puedes combatir a lomos de Ogro en una futura guerra y ganar méritos militares que te conviertan en Guanche Honoraria. Incluso podríamos vender los derechos del videojuego y hacernos de oro: Medal of Honor, Guanche edition. ¡Lucha en la playa de las Teresitas y el Pico del Teide, y pasa de marica raso a Reina del Carnaval!

El estado se reserva el derecho de admisión.

Lo siento, pero con ese calzado no se puede pasar.

(Continua en...)

sábado, 6 de marzo de 2010

El Día y la república independiente de su casa

Como canario y fan del humor surrealista que soy, he de hacer una confesión: adoro El Día. Para aquellos que (afortunados vosotros) no lo conozcáis, El Día es el periódico más vendido de Canarias. Es también un periódico de derechas, ultranacionalista y antigrancanarianista; palabra esta última que, de existir, seguro han inventado ellos. Os estaréis preguntando qué cojones hago yo leyendo un periódico de esa clase. La respuesta es muy sencilla: descojonarme con los editoriales.

Un editorial de El Día se compone básicamente de dos partes. En la primera, se dedican a insultar a Gran Canaria y a sus habitantes, avivando el pleito insular (para los de fuera, la disputa entre las dos provincias del archipiélago). Para que os hagáis una idea, los canariones vienen a ser, a ojos de esta gente, lo que los judíos para la Alemania nazi: la causa de todos sus males. ¿No hay dinero para infraestructuras? El dinero se lo han llevado para Las Palmas. ¿La universidad de La Laguna es una mierda como un piano de cuyos títulos se ríen fuera de las islas? Eso es porque los canariones han potenciado la universidad de Las Palmas en detrimento de La Laguna. Hay quien afirma haber escuchado a los editores de El Día que los períodos de sequía en el archipiélago son culpa de los de Las Palmas, que se ponen a soplar para espantar las nubes porque envidian el vergel que es Tenerife.

Particularmente graciosa es la perreta que tienen con el “gran” de Gran Canaria. Parece un chiste, pero están empeñados en cambiarle el nombre a la isla pues, según ellos, resulta: “una mentira que confunde al turista, que acude a la tercera isla con unas expectativas y se marcha desolado, contando a quien quiera escuchar que la publicidad que en el extranjero se hace de Canarias es engañosa”. El apodo de “la tercera isla” viene porque es la tercera en extensión, por detrás de Fuerteventura y Tenerife. En un argumento tan válido como ese se basan para decir, no sólo que Gran Canaria no debe llevar el Gran delante, sino que tampoco tendría que ser capital de provincia. De hecho, la única capital y sede de todas las instituciones debería ser Tenerife, que por algo es la mayor y más poblada de la islas. Y por si fuera poco, también tiene la montaña más grande de todas. Gran Canaria, pequeña; Tenerife, grande. Hola niños, soy Coco, y os voy a hablar de la gente que padece una excesiva preocupación por el tamaño de su isla.

Resulta francamente curioso abrir el periódico y encontrarte con esos mapas del s. XVII en los Gran Canaria aparece como Canaria (siempre hay una o dos imágenes de ese palo ilustrando los editoriales), con sus pies de foto proclamando una prueba más del atropello de los canariones para con la historia, que han reescrito a su antojo añadiéndose epítetos. Claro que viendo esos mapas y puestos a ser justos, El Hierro debería volver a llamarse El Fierro. Los documentalistas de El Día no se han dado cuenta porque cuando miran un mapa sólo ven Gran Canaria, pero en cuanto se percaten seguro que también piden a los herreños que desistan de su actitud y vuelvan a cambiarse el nombre. Al fin y al cabo son la séptima isla; no sé a quién creen que engañan reescribiendo la historia para su propio beneficio.

Pero no se crean que los de El Día sólo se meten con los de la isla de al lado. Qué va. Como he dicho al principio, son un periódico nacionalista, y en la segunda parte de su editorial siempre tienen un huequito para dar caña al malvado hombre blanco. Porque entiendan una cosa: Canarias no es España. Por las venas de los canarios corre la sangre de los antiguos guanches, un pueblo de gigantes de pelo rubio y ojos claros (esto no es coña, la gente lo cree en serio. Por lo visto los suecos no sólo inventaron Ikea, también descubrieron el turismo, de modo que cuando los españoles arribaron a las islas ya había suecas tomando el sol en la playa. Pero como llevaban las domingas al aire, las confundieron con aborígenes), que eran bravos guerreros y unos pastores de cabras como ya quisieras tú que hubiera en tu pueblo. Y esa sangre sigue presente hoy. Da igual que tanto las pruebas históricas como las antropológicas (y el más puro sentido común) digan que mayoritariamente somos descendientes de esos colonos andaluces y portugueses que conquistaron las islas (lo cual no deja de ser irónico, pues nos convierte en tataranietos de quienes exterminaron el pueblo al que con tanto ardor claman algunos pertenecer). El Día obvia toda esa palabrería científica porque sin ella su nacionalismo, basado en la identidad racial, no se sustentaría. El guanche tiene que haber sobrevivido hasta nuestros días por sus cojones. Y a ellos no les vengas con eso de fueron los tátara-tatarabuelos de los actuales canarios los que exterminaron al pueblo guanche, porque te tacharán de lacayo al servicio de Las Palmas y el gobierno central. Y El Día no olvida. Cuando llegue la revolución, esto dicho por ellos, los verdaderos patriotas se alzarán y los falsos canarios y progodos serán los primeros en caer. Todo esto, por supuesto, sin hacer apología de la violencia. El Día jamás incita a la violencia, ni siquiera cuando publican poemas como este:

"Como canarios vamos a defendernos / de esta oleada de cigarrones / que nos están llegando a montones / y yo voy a ser el primero. / Compraremos mosquetones / pistolas, fusiles y cañones / y hasta un barco cañonero / con ellos dispararemos / y estos intrusos invasores / que regresen por donde vinieron".

Se referían así a la inmigración descontrolada que estaba llegando a nuestras costas, amenazando la pureza de la sangre canaria. Por lo visto hay gente que no entiende las metáforas, y piensan que al escribir un poema sobre tirotear moros uno está siendo racista. ¡Que es una figura literaria, batuecos!

Pues como decía, El Día no olvida, ni deja que nadie olvide, los siglos y siglos de expolio español sobre las pobres islas, situación de esclavitud que continúa en la actualidad, siendo Canarias despojada de todo el dinero que ofrece el turismo para tener que conformarse con unas migajas de lo que por derecho nos pertenece. Es por eso que este diario decidió dar un paso más allá en la lucha por librarnos del invasor hispano, dejando que un anciano nacionalista canario, fundador en los años setenta del Movimiento Por la Autodeterminación e Independencia del Archipiélago Canario (MPAIAC) y del único grupo terrorista que ha existido en las islas (causantes indirectos de la mayor matanza aérea de la historia hasta las Torres Gemelas), usase la masiva tirada del diario para difundir un proyecto de constitución para la “República Federal Canaria”.

¿Cómo se te queda el cuerpo?

En el próximo episodio... La constitución canaria de Antonio Cubillo, según El Zorrocloco.

miércoles, 3 de marzo de 2010

Momentos Guillette

Normalmente suelo lucir una barba desaseada de dos o tres días, y no me afeito hasta que empieza a picarme la cara. Me encanta rascarme la barba mientras pienso en mis cosas, pero no la llevo por eso, ni porque me quede de vicio; el motivo es el mismo por el que me rapo la cabeza al 9 una vez al mes: pura pereza. Siempre me afeito después de la ducha para aprovechar el agua caliente, pero pocas son las veces que al verme reflejado en el espejo, ya seco y vestido, me dan ganas de sacarme de nuevo la camiseta para afeitarme (uno se tiene que afeitar descamisado y con hojilla manual, si no, no es afeitado ni es nada. La navaja de barbero también vale, pero a ver quién es el guapo que no se rebana el gaznate con eso).

Curiosamente, afeitarme me encanta. Como esos niños pequeños a los que hay que perseguir por toda la casa para meter en la bañera pero una vez dentro no paran de reír y chapotear, en cuanto comienza el ritual del afeitado mi mente conecta el piloto automático y se pone a vagar por esos mundos de Dios. Echar agua caliente, luego la espuma, y empezar por las patillas. Primero el lado derecho, luego izquierdo para continuar por el cuello, con cuidado al bajar hasta la nuez. El bigote va en último lugar. Al final, aclarar con agua fría, echar el after-shave (no pica, es un bulo) y mi toque personal: un poco de crema hidratante para evitar que quede reseco. Fresco como una rosa para irse a la cama.

Hoy, mientras pasaba la hojilla de un lado a otro de mi cara, ha acudido a mi mente la primera vez que me afeité. Acababa de cumplir trece años cuando mi padre decidió que era hora de quitarme esa pelusa negra y antiestética que me cubría el labio superior. En aquella época vivíamos en el sur, en una casa tan pequeña que prácticamente cabría en el salón de mi actual piso de noventa metros cuadrados. Mi cuarto era la sala de estar y la entrada a la vez, y desde el umbral abarcabas todo el piso de un vistazo. El baño no tenía ni bidet ni ventanas, tan sólo un extractor de humos que ni siquiera daba al exterior. Me encantaba aquel zulo.

Recuerdo que me puse delante del lavabo mientras mi padre se situaba tras de mí, fuera del baño (no cabíamos los dos a la vez), y me decía qué tenía que hacer. La hojilla siempre recta, de abajo a arriba, y no me cortaría. A mí me daba miedo, pensaba que si la cuchilla estaba lo suficientemente afilada para cortar el pelo, a la menor presión también me cortaría la carne y me dejaría un reguerillo de sangre sobre el labio. Jamás debía desplazar la maquinilla hacia los lados siguiendo la dirección de la cuchilla. Dicho y hecho.

-¿Por qué? -pregunté mientras hacía justo lo que acaba de decirme que no hiciera. Sentí un pinchazo y una fina línea roja apareció sobre la comisura izquierda de mis labios. No dolía, tan sólo picaba un poco. En aquel momento perdí todo el miedo que pudiera tener a cortarme el cuello por error al afeitarme. Luego me eché un fisquito de Nivea, porque mi padre no creía en las lociones de afeitado. Y listo. Menos de cinco minutos y ya era un poquito más hombre. Para los dieciséis ya tendría barba cerrada e intentarían no dejarme entrar en la sección juvenil de la biblioteca, pero esa es otra historia.

Creo que eso fue lo primero y lo único que me enseñó mi padre respecto a ser un hombre, cómo afeitarse. El resto lo tuve que aprender por mí mismo, o tomándolo a él como ejemplo a no seguir. Ya afeitado, me echo el agua fría en la cara mientras recuerdo que durante gran parte de mi adolescencia, casi hasta el comienzo de mi vida adulta, me asustaba la idea de convertirme en mi padre. Cuando me miraba al espejo veía su imagen, cuando hacía un chiste sabía que el mismo podría haber salido de su boca; desde mi forma de andar hasta mi oído para los idiomas, todo lo había heredado de él. Parecerte tanto a alguien es muy curioso, porque acabas pensando que su vida será la tuya, igual que sus limitaciones. Resulta reconfortante recordar ese miedo infantil y percatarse, no sólo de que nunca podrías ser como tu padre, sino que él, aun queriendo, jamás podría ser como tú. Luego el after-shave, la crema, y como una rosa para la cama.