miércoles, 22 de julio de 2009

Vacaciones!! =)

Bueeeeeeeeno, hoy puedo decir que termino oficialmente el curso 2008/2009, tras mis exámenes de recuperación de contabilidad y economía. Contabilidad puede que la saque, economía lo dudo mucho, pero aún así exitazo total, tú. 10 asignaturas de 11 posibles, no está nada mal. Todo segundo y las dos que me quedaban de primero (una de ellas anual), y con media de notable. Contento ando =)


¿Y qué mejor manera de aprovechar el poco verano que nos deja Bolonia (ahora las clases de la uni empiezan el 15 de octubre, no os lo perdáis), que viajando un poquito? Mañana a las diez de la mañana, estaré rumbo a Valencia (sep, oooootra vez), donde volveré a recibir asilo político donde H@n, y donde puede que me encuentre, después de varios intentos más bien infructuosos, con Indio y la conexión pamplonica del blog, Ire y Bian^^ De hecho, como este verano voy a estar dando vueltas por la península, molaría poder poner cara a aquellos que quieran quedar para tomar algo. Leed el plan de viaje y, si os apetece, ya sabéis: comentario o mail, que mi dirección aparece en mi perfil =)


En Valencia estaremos seis días (¡E iremos a Port Aventura! Me hace un montón de ilusión, porque lo más parecido a una montaña rusa a lo que me he subido es al Ratón Vacilón en carnavales -que ya verás que llego allí y no me subo, que soy un cagao.-, y porque casi todo el mundo que conozco ha ido allí o a Andorra de viaje de fin de curso, y en mi colegio e instituto siempre nos comimos los mocos porque nadie organizaba nada. Madafacas. En fin). Después de eso, H@n y yo volaremos hacia Madrid para pasar el fin de mes (días 30, 31 y la mañana del 1). ¿Por qué? Pues básicamente porque el otro día H@n me mandó un sms que decía: “Billets a mdrid por 10 eurelios!! =O=O=O”. Y total, por lo que te cuesta hoy en día ir al cine, pues nos vamos a Madrid, que es más grande y con más historias^^ Además, ella tiene allí una boda, y yo pillo un tren barato para mi siguiente destino. Tenemos algunas ideas de sitios para ver aunque tengamos poco tiempo y el clima no acompañe (seguramente la ciudad será un desierto, pero bueno... De vacío y de calor, me refiero). No puede ser peor que la primera vez que estuve allí, que algún día os contaré. Es bastante posible que veamos a Misaoshi para comer o tomar algo (aunque conociéndonos a H@n y a mí, lo más probable es que acabemos liando a la pobre chica y cogiéndonos un buen pedal =D).


Pues como decía, el día 1 dejo a H@n en la supermegabodapijadelamuerte de su prima, y pillo un tren con destino a Ourense, donde participaré en uno de estos campos de trabajo para jóvenes que organiza el gobierno. La idea es juntar a chicos y chicas de todo el país en un campamento, que realicen actividades sociales, y de paso que se lo pasen teta todos juntos. Nunca he ido, pero como me han hablado tan bien de ellos he decidido darles un voto de confianza (eso de pagar, aunque sea poco, para ir a un sitio a hacer de voluntario... No sé yo. Vale, ha quedado fatal, pero... ¡es que paga uno por ir!). Estaré allí quince días, haciendo compañía a ancianos, o trabajando con niños, no está muy clara la cosa. Lo que sí tengo entendido es que se trabaja más bien poco y se desfasa más bien mucho, y me viene haciendo falta, la verdad.


Tras esos quince días de fiesta continua (o al menos eso espero), pillo temprano un bus que me dejará en Santiago de Compostela, donde aprovecharé para aburrirme un poco mientras aguardo a que salga el avión. No he mirado exactamente cuánto tiempo pasa desde que llego a Santiago hasta que (se supone, que nunca he volado con Ryanair y miedo me da) que salgo de allí, pero me suena que era lo suficiente como para aburrirme, pero muy poco como para hacer turismo. Una lástima, la próxima vez. Supongo que ahora estaréis pensando que de Compostela vuelvo a Tenerife, ¿no? Que ya va siendo hora, después de cruzar el país en diagonal de abajo a arriba. ¡Pues no! (¡Zasca! XD). Todo lo contrario, vuelvo a cruzar la península para aterrizar en Alicante (que era más barato que ir a Valencia). Desde ahí la idea es subir hasta dar con la novia de nuevo, pero no sé cómo haré, porque no quedan billetes baratos de tren por internet y nadie coge el teléfono en la estación de guaguas. Ya veré cuando esté allí. Sí, yo improvisando, lo never seen XD


Una vez en Valencia la cosa ya no está tan clara, pero la idea es, básicamente, coger el coche, meter los sacos y la tienda de campaña, agua y algo de comida (minimizar gastos, minimizar gastos), y salir a la aventura. Como poco queremos visitar Barcelona, como máximo, pues... Donde nos llegue la gasolina. Así estaremos otra semanita, hasta el 23, que cojo otro avión (los de Spanair me van a poner un busto en las oficinas) y, esta vez sí, aterrizo en Tenerife, con tiempo más que suficiente para descansar de las vacaciones. Ya de ahí no me muevo. Al menos hasta finales de septiembre. Pero eso es otra historia y será contada en otra ocasión =P


¿Qué os parece? No está tan mal, ¿no? Sobre todo porque hace tres meses no pensaba que fuera a ir a ningún lado en verano, y ya me estaba frustrando. Pero mira.. Nunca digáis nunca jamás. Estaré ausente durante todo el mes, claro, pero mientras ande por Valencia podré conectarme y leer comentarios o mails, así que ¡mandad, mandad!


¡¡FELIZ VERANO A TODOS, NOS VEMOS A LA VUELTA!! =)

domingo, 19 de julio de 2009

Mis adorables vecinos

Hace tres días se ha mudado una familia al piso que da al lado del mío en el patio. Una simpática familia con una niña de unos... ponle cuatro años. Y que sólo habla a gritos. O directamente grita sin articular sonidos coherentes en castellano (o lo que sea que hablen allá). Yo flipé el primer día, os lo juro. Me había acostado a las mil mirando cosas por internet, y me desperté envuelto en sudores a causa de unos gritos inhumanos a las diez de la mañana.

Yo.- ¡No...! ¡No! ....... ¡No mates a los corderos...! ¡Los corderos no! ¡AAAAH! ¿Pero qué cojones es eso?

Pues la hija. Justo cuando me preguntaba que parte del cuerpo se había roto para berrear de esa manera, se unió la madre al coro, y ahí dejé de preguntarme de dónde había salido la niña. Está claro que es una verdadera hija de su madre, con todas las letras. En estos tres días me he enterado de TODO lo que pasa en esa casa, aunque la mayoría me parece surrealista. En serio, no sé cómo no se revientan la garganta. Menudo discusión tenían hace un momento. La niña llevaba chillando diez minutos cuando algo ha caído al suelo con estrépito y se ha roto. Entonces la madre ha decidido que no podía seguir ignorando a su retoño, y ha comenzado a berrear a su vez.

-¡¡TÚ ESTÁS BUSCANDO QUE YO TE PEGUEEEEEEEE!! ¡¡TÚ (¡plaf!) ESTÁS (¡plaf!) BUSCANDO (¡plaf!) QUE YO (¡Plaf!) TE PEGUEEEE!!

Ha sido buenísimo. Estaba esperando que la niña preguntase qué coño había sido eso, seguro que la madre entraba en modo berserker y contestaba algo como: "¡¡ESTO (¡plaf!) NO ES (¡plaf!) PEGAR!! ¡¡ESTO (¡PLACA!) ES (¡PLACA!) PEGAAAAAAR!!"

Lo último es lo que estoy escuchando ahora mismo, está la madre llamando a la hija a la mesa. Voy a buscar el vídeo. Imaginaos esta escena, pero cambiando los papeles, y a grito pelado. Estoy por asomarme a la ventana y gritar yo mismo: "¡¡QUÉEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEE!!"



Me ponen de los nervios los putos gritos. Barriobajeros de mierda.

lunes, 13 de julio de 2009

Titulares

Que levante la mano todo aquel al que esto le parezca de ciencia-ficcion. Gracias. A partir de ahora, si queréis vivir en Irlanda recordad que no podréis cagaros en Dios (al menos, no en inglés). Y que si os preguntan debéis decir la verdad. Que Dios existe. Y Mahoma es su profeta.

Endevé... ¡Estos irlandeses se han pasado con la Guinness!

sábado, 11 de julio de 2009

Valencia (one more time^^)

Aprovechando un pequeño descanso en el estudio, os voy a contar así por encima cómo fue mi vuelta a Valencia, esta vez con una nueva guía turística (ya os adelanto que sigo sin haber ido a la Ciudad de las Ciencias esa famosa).

El vuelo a Valencia fue el típico Tenerife sur-Valencia, esto es: conmigo sentado pegado al ala (y a sus motores), sin nadie al lado, pero rodeado de bebés con perretas. Os juro que es el tercer vuelo que paso así. Empiezo a pensar que son actores contratados o algo, porque tantas parejas con bebés viajando en esa línea no es normal. A la próxima les saco fotos, a ver si son los mismos.

Total, que había dicho a H@n que llegaría a las diez, pero por primera vez en la historia de la aviación, un vuelo llegó media hora antes a destino. Para compensar, tardamos lo indecible en poder abandonar el avión, no era cuestión de ponernos a destruir mitos. Gracias doy a haber viajado sólo con equipaje de mano, y evitarme la espera en la cinta.

Nada más salir del avión enciendo el móvil, llamadas recientes, H@n.

H.- ¿Sí?

Z.- ¡Eeeeeeys! ¡Ya estoy en Valencia!

H.- ¡¿QUÉEEE?! ¡No puede ser!

Z.- Ya ves, hemos llegado antes.

H.- ¡No, no, no! ¡Pero si me estoy bajando ahora en la parada del aeropuerto! ¡Zorro, dime la verdad!

Z.- Nah, tienes razón, todavía no hemos llegado. He encendido el móvil en pleno vuelo, las azafatas están intentando reducirme.

H.- ¡Zorrocloco, no me jodas! ¿Dónde estás?

Z.- Vaaaale, ahora en serio. El avión se ha desviado por problemas técnicos. Hemos aterrizado en Murcia.

H.- ¡Zorro!

Z.- Salgo por la puerta cuaaaaatro... [que total, también fue mentira, porque salí por la dos]

H.- ¡No te muevas de ahí!

Curiosamente me encontró sin problemas, y tuvo hasta tiempo de acecharme detrás de una columna como buena psicópata. Luego abrazos, besos, y una H@n en estado de shock, un poco abrumada por la situación. Una monada, sino fuera porque después de saludarnos, comenzó a pegarme, queriendo y sin querer. Desde el momento en que nos vimos por vez primera hasta que entramos en el metro, se las ingenió para meterme un dedo en un ojo, darme un cabezazo en la nariz y un codazo en la boca, amén de los puñetazos en el hombro en plan coleguita cada vez que le vacilaba.

-¡Losientolosientolosiento!

-Por favor, no me mates...

Pero salvo ese primer encontronazo he de decir que mimó totalmente. Toda hospitalidad al ciento por ciento. ¡Hasta tenía preparada la cena cuando llegamos al piso!

Valencia preciosa, como siempre, y calurosa, como casi siempre. Aunque esta vez el tiempo se portó un poco mejor (también por las fechas que eran) y no sudé la gota gorda. Curiosamente, para haber pasado sólo tres días en la ciudad, es, creo, la vez que más me he movido por ella, gracias a que el padre de H@n decidió prestarnos el coche “de la familia”; esto es, el viejo que nadie usa, porque H@n-father tiene uno de empresa, y nadie más en casa conduce.

HP.- Hombre, podría dejaros el coche...

H.- ¡Mola!

HP.- Ahora bajo con vosotros y os ayudo a arrancarlo, que tiene la batería medio mal.

Z.- Muchas gracias, es muy amable.

Abajo.

HP.- Bueno, ya está arrancado... Podría ir con vosotros a devolver la paellera a la tienda (larga historia), y así ves cómo se maneja más o menos... Mira, aquí están los intermitentes, aquí se bajan las ventanillas...

Z.- Ajá, ajá...

H.- ¿Y si dejas que conduzca el Zorro y así se va haciendo?

HP.- O puedo conducir yo y que mire más o menos como es.

Al salir de la tienda

HP.- La verdad es que habría que llevarlo a lavar... Si queréis vamos a lavarlo un momento, y luego lo llevo a casa y ya me dejáis allí...

Z.- Oiga, si le da apuro dejarme el coche lo entiendo, ¿eh? Al fin y al cabo no me conoce de nada y...

HP.- No, no, para nada... Bueno, vamos a casa, me dejáis y ya lo laváis vosotros o lo que sea...

Y yo pensando: “¡Menos mal, no ha dicho que sí!”

La verdad es que me daba bastante respeto coger el coche, porque nunca había conducido en la península, y Valencia es una ciudad grande, y ya se sabe... Pues no me defraudo. ¡Es una puta locura! En mi vida había visto tantas pirulas, ni saltarse semáforos de esa forma. Impresionante. Y ya no hablemos del gran ahorro en pintura que han hecho a la hora de marcar los carriles, ¿eh? Que vas por una avenida que no tiene los carriles marcados, en fila de a tres, y de repente llegas a una rotonda enorme con siete filas de coches. Yo alucinaba. Todavía flipo con cómo se mete la gente ahí, y cómo salen los que están por dentro sin ocasionar un choque múltiple. Eso sin contar que a veces vas en recta, por tu carril, y de repente las líneas divisorias se acaban y empiezan otras distintas, por lo que sin desviarte lo más mínimo de tu carril de repente te encuentras en medio de dos, conduciendo sobre la raya. Y eso que nadie me lo niegue porque lo vi yo con mis propios ojos.

Sorprendentemente, y contra todo pronóstico, ni me frustré, ni me cabreé, ni nada por estilo. Me volví zen y dije: “cuando estés en Roma, haz como los romanos”. Así que empecé a conducir como ellos: semáforo en rojo por mis cojones, carril bus porque tú lo digas, el que no quiera chocar conmigo en la rotonda que se aparte... Incluso hice un esfuerzo especial por no usar los intermitentes en los giros, pero no me sale. Ahí se me nota que soy de fuera. ¡Tsk!

H@n iba partida del culo viéndome conducir, dice que soy todo un espectáculo (hasta se ponía a sacar fotos de mi cara de incredulidad). Pero en líneas generales pilotar por Valencia es muy divertido (salvo para aparcar), y la gente no hace eso tan molesto de pitarte cuando haces una pirula. Llegué, en una avenida de seis carriles en la que estaba aparcado, a ir en perpendicular, del carril de la derecha al último de la izquierda, para salir por nuestro desvío, aprovechando que no venía nadie. En perpendicular al sentido de la vía, literalmente. Super relajante.

Al principio iba con un poco de mosca, porque en el área metropolitana de Tenerife hay mucha policía local, pero en Valencia no existe. No hay. No la busques, no hay. Bueno, miento, vimos un coche de la policía local, una vez. Íbamos por el carril bus porque había que doblar a la derecha, y en la siguiente bocacalle vimos un coche patrulla aparcado sobre la acera de la esquina, hacia la calle por la que iba a entrar.

Z.- Vamos por aquí.

H.- Creo que es dirección prohibida, ¿eh?

Z.- Mira el coche de policía, que está metido hacia adentro.

Así que giré. Y me di de frente con un montón de coches, gracias a Dios parados en un semáforo. A cámara lenta miré hacia el coche de policía, y vi a un local de pie, por fuera, mirándome atónito. El nota gesticuló: “¿pero tú qué?”. Yo gesticulé: “ya, ya, me acabo de dar cuenta, no soy de aquí, ¿sabe? Ya me salgo. Bonito uniforme, por cierto”. Con la misma metí marcha atrás, pero la avenida estaba plagada de coches y no había manera de incorporarse. En ese momento tuve un flash del padre de H@n diciéndome:

-Ten cuidado, que el coche no tiene la itv pasada, y si os para la policía...

Y de mi contestando:

-Muy mala suerte tendríamos que tener, hombre, ja, ja, ja.

Ja, ja. Gilipollas. No quería ni mirar hacia el coche patrulla por no ver al nota acercarse con el taco de multas, pero de repente tocó la pita, y vimos que había colocado el coche bloqueando a los que salían del semáforo, para que pudiera hacer una media vuelta extraña e incorporarme al tráfico. Se lo agradecí con un gesto y salimos de allí pitando.

Imagen del interior del coche (a la izquierda H@n, a la derecha un servidor):

¬__¬U O__OU <(lalalalala)

Aparte de eso no hubo incidentes, y todo fue muy bien. Pese a que me indicara una personita que afirma desconocer la diferencia entre izquierda y derecha (verídico). Incluso nos atrevimos a salir de Valencia e ir a un pueblito cercano a pasar el día en la playa. Dios, cómo mola el Mediterráneo, lo cambio por el Atlántico en cualquier momento. Llamadme chaquetero.

Bueno, no es cuestión de alargarme mucho y aburriros, sólo os diré que muy bien todo, que pese a los nervios iniciales nos caímos genial; que los días se hicieron largos pero cortos (suena contradictorio, pero vosotros me entendéis), que H@n es capaz de quedarse dormida mientras le lees un cuento, como los chiquillos chicos (y que yo soy capaz de quedarme dormido mientras me hablan, como un abuelo), que estoy invitado de nuevo (y viceversa, aunque ella lo tiene más difícil para venir), y que el Rock Band para la Wii envicia. Mucho. Y más si tienes tanto la guitarra como la batería =)

Y que dentro de nada vuelvo a liarme la manta a la cabeza, en cuanto termine los exámenes, pero eso ya os lo contaré más adelante ;)

miércoles, 8 de julio de 2009

Como saber si has cenado demasiado

Si cuando te acuestas, sueñas que...

Desde tu cama oyes a tu madre y a su marido planear un atraco a un banco usando tásers, dos de ellos de mano, y una escopeta-táser (ni preguntéis), y te jode que no cuenten contigo (sobre todo porque sabes que el tiempo de respuesta de la policía es de tres minutos exactos).

Que te levantas a mear y descubres que tu pene tiene un bulto extraño, así que acudes a la hermana de un amigo (dependienta en una tienda de móviles), para que te opere, en su casa sucia y llena de gatos, con todos tus amigos por allí rondando.

Que la chica te extrae del pene una especie de bezoar de 1x1 centímetros y acto seguido agarra a un gato y empieza a masturbarlo, para luego pedirte un pelo (de tu cabeza) para limpiarse la mano, porque: "usar un pañuelo es malgastar papel".

Y que, cuando echas un vistazo a tu alrededor sorprendido por lo que acaba de pasar, buscando a alguno de tus amigos con la mirada, descubres que se han transformado todos en niños judíos, de estos que llevan traje, sombrerito y patillas de tirabuzón, y se desplazan por la casa montados en llamas (las típicas llamas judías).

... entonces, amigo mío, es cuando deberías plantearte cenar sólo fruta, ¿eh? Que luego te acuestas y viene David Lynch.


P.D.- Os debo un post sobre Valencia, pero es que acabo de entrar en modo pánico; tengo exámenes la próxima semana y la siguiente, así que estaré bastante perdidillo hasta entonces. Mientras, podéis leer una versión de los hechos en el blog de H@n (Elucubrando brillantes disquisitudes, abajo a la derecha, que hoy estoy vago XD)