martes, 26 de mayo de 2009

Promiscuidad

Situación espaciotemporal.- Banco de parque, exteriores de la biblioteca, esta tarde.

Intérpretes.- Un amigo y servidor.

Tema de conversación.- Sexo (o la falta de él, en estos tiempos que corren. TQC, en los anuncios de Carrefour).


Zorro.- Buah, yo hasta verano... ¡Pero tú no te quejes, cabrón, que debes estar gozando!

Amigo, haciendo una mueca.- ¿Ah, sí? ¿Con quién?

El Zorrocloco hace una pausa. Mira hacia la biblioteca. Mira a su amigo.

Zorro.- Pues... con tu novia, ¿no? La chica que me acabas de presentar y nos espera dentro estudiando...

Amigo, con otra mueca.- Qué va, tío. No tenemos dónde.

Zorro, extrañado.- Pero tú compartes piso...

Amigo.- Ya, pero siempre hay gente en casa.

Z.- Coño, os metéis al cuarto y ponéis música, yo qué se...

Amigo.- ¡Pero es que también comparto cuarto!

Zorro.- Pues le dices al nota que se vaya a dar una vuelta, tío.

Amigo.- No quiere, se pone a joder. Como él no folla.

Zorro.- ¡Juas!

Silencio. Sorbos a las latas de refresco.

Zorro.- Oye, ¿y en su casa?

Amigo.- Se queda en un colegio mayor. Y no quiere colarme dentro, aunque sería fácil. Sólo fui una noche, cuando la orla, y porque le insistí. El problema es que es muy promiscua, tío.

¿Cómo?

Zorro, atragantándose con el refresco.- ¿Cómo?

Amigo, haciendo una mueca de desagrado.- Muy promiscua, tío. Demasiado. Y no me quería meter en el colegio porque dice que el guardia de seguridad se queda con las caras...

En la mente del Zorro, un flash de decenas de chicos cogidos del brazo de la nueva novia de mi amigo pasan ante la garita de un guardia con pinta de cansado, que sacude la cabeza y marca cruces en una pared. "Esta semana ya van ocho -piensa para sí.- Y estamos a jueves".

Zorro, sopesando muy mucho lo que va a decir.- Pero... ¿Promiscua?

Amigo.- Sep. Y yo le digo que tampoco es para tanto, que no nos van a pillar.Ni que fuera a ir el segurita a ver quién hay, ¿sabes?

Vale, aquí hay algo que se me escapa.

Zorro, arqueando una ceja.- Oye, A., ¿qué significa "promiscuo" exactamente?

Amigo, tras dudar un momento.- Ya sabes... Promiscuo... Que no le gusta hacer locuras.

Obvio.



¡Hombre, yo por aquí! ¿Qué pasa? ¿Cómo estamos? Me alegro, me alegro. Yo estresadillo por los exámenes, quitando horas de todos lados (sobre todo de sueño) para estudiar e intentando relajarme cuando no, lo típico de estas fechas. Lo malo es que entre que me paso el día entre apuntes y que el sueño me quita las ganas de escribir, pues... Ya véis cómo está esto :S ¡Suerte a todos los que estáis de exámenes, y malditos todos los que no!^^

sábado, 16 de mayo de 2009

ED del año

Nombramos a H@n candidata al premio "ED del año", por acordarse a las cinco de la mañana de que en nueve horas tenía el examen final de la Escuela Oficial de Idiomas y no había estudiado, y que además tenía que terminar un cuadernillo de farmacología y entregarlo en la facultad antes de eso.

Y va la tía, le da tiempo a todo, y además aprueba (al menos, las partes de las que le han dicho nota). ¡Vamos, que me ha dado envidia cochina hasta a mí!

¿Votos a favor de concederle el premio, consistente en la foto de un crucero para relajarse después de tanto esfuerzo?

viernes, 15 de mayo de 2009

Y tracatrá

Acabo de inventar un modo nuevo de hacer que los cotillas de biblioteca se callen. Tomad nota, made in Zorrocloco total.

Para esta receta necesitamos:

-1 Zorrocloco frustrado y estresado porque sabe que puede arrastrar fácilmente cuatro asignaturas para el próximo año, que se suponía iba a ser el último de su vida universitaria (que ya va teniendo una edad, coño. Concretamente, la edad de tener una licenciatura si hubiera entrado con 18 a la uni en vez de ponerse a trabajar). Si el Zorrocloco está cansado porque lo lían hasta las mil otros bloggers por el msn, puntúa doble.

-1 biblioteca en perfecto silencio a las nueve en punto de la mañana. Ese silencio absoluto de las bibliotecas vacías, que parece emanar de los libros y te hace hormiguear el estómago, como si de repente alguien hubiera apretado el mute. Paz.

-3 gilipollas que han venido a sacar un libro y charlan animadamante en el mostrador esperando al bibliotecario, que anda en modo Wally.

Empezaron a palicar justo cuando sacaba los tapones de los oídos, y aún así los escuchaba. Dos chicas y un chico, con pintas de pipiolos de primero de carrera. Chucu, chucu, chucu, de esto que se te mete en la cabeza y no puedes concentrarte en nada más, aunque no entiendas qué cojones están diciendo. Ni siquiera se molestaban en hablar bajito o cuchichear; estaban allí de pie, acodados en el mostrador, como si fuera la cafetería. Me los quedé mirando con cara de pocos amigos, y al cabo de un rato el pibe me devolvió la mirada. Se inclinó para decir algo a las chicas, estas se volvieron a su vez para verme, cuchichearon algo y rieron los tres. Encima, idiotas.

"Ahora se callaran", pensé para mí. Comencé a desparramar mis apuntes (los apuntes del profesor, mis resúmenes, los resúmenes de mis resúmenes, las hojas de copiar lo que no puedo memorizar de otra forma, un boli azul para escribir, lápiz, goma y afilador que nunca uso, y cuya única función es estar perfectamente alineados a a la derecha del todo...), y según iba a empezar a perder el tiempo, arrancan a hablar de nuevo. Igual de alto. Risas y fiestas.

Sonreí para mí. Mira que es fácil inflarme las pelotas, soy completamente incapaz de abstraerme y dejarlo correr. Es más, sabía perfectamente que si lo dejaba correr me iba a quedar mordido toda la mañana, así que lo que hice fue levantarme e irme derechito hacia ellos, tranquilamente y muy serio. Me observaron venir y se callaron como putas. Me puse al lado de las chicas, muy cerca, con el chico delante.

-Buenas -saludé. La chica de mi izquierda me devolvió el saludo, sin mirarme. Luego nadie dijo nada. Dejé pasar un segundo. Dos. Tres.- No, por favor, continuad. Ya que no me dejáis estudiar, me vengo aquí a hablar con vosotros.

Tras un momento de estupefacción, el chico señaló los libros sobre el mostrador.

-Es que he venimos a sacar unos libros...

-Pues hablas bajito, tío -le corté. No sé qué cara puse ni cuál fue mi tono de voz, sólo sé que el chavalín simplemente agachó la cabeza y me pidió disculpas. Como os lo cuento, talmente como el chiquillo al que pilla su madre haciendo una trastada. Hasta pena me dio, el cabrón. Además, me cuesta mucho mosquearme con alguien que está pidiendo disculpas, así que le dije que venga, que no pasaba nada (ea, ea, ea), pero que de ahora en adelante se cortaran un poco. Para redondear la flipada le di a la chica más cercana una palmadita en el hombro antes de regresar a la mesa.

No volvieron a decir ni mu. Lo que no sé es si por vergüenza, o porque no se les volviera acercar el loco despelujado aquel de las ojeras y la barba de cinco días. Eso sí, me quedé como Dios XDD

¿Y vosotros, qué? ¿Alguna vez habéis plantado una mosca legendaria, o sois de los que pasan vergüenza supina si tienen que llamarle la atención a alguien?

martes, 12 de mayo de 2009

Botón del pánico

Esta mañana me preguntaba una compañera si ya me había puesto con derecho de empresa.

-No -le dije.-, esta tarde tengo el de informática [8'8 por cierto. Ya, yo tampoco me lo creo, nunca había contestado tantas preguntas a boleo. Debería echar una quiniela], así que me pondré esta semana.

La chica me miró extrañada.

-Zorro, el examen es el 21.

-Buah, estamos a 12, no queda tiempo ni nada...

-Zorro, el 21 es el jueves de la próxima semana.

Silencio.

Más silencio.

Imagen mental del tocho de apuntes de empresa.

-... Hombre, visto así...


fffffffffffuuuuu...!!!



No lo hagáis caso al "a ver qué más..." No sé por qué sale, no aparece en html o_O

jueves, 7 de mayo de 2009

ED

Hay un tipo en mi clase que es un caso. Falta a menudo, entrega las fichas a última hora, no se aprende el horario hasta la semana final de clase (o sea, que se pega cuatro meses durmiendo las primeras horas y viniendo a clase cuando no toca); anda siempre como perdido, olvidando las fechas de entrega, o incluso desconociendo qué se imparte realmente en la clase donde acaba de entrar. Etc., etc., etc. Curiosamente, suele hacer buenas migas con los más empollones de la clase, o como mínimo con alguien lo suficientemente responsable y buena gente como para llevar las lecciones al día e ir informando al susodicho de los eventos importantes y, en general, sacándole las castañas del fuego. Irónicamente, después de haber pasado cuatro meses tocándose la huevada a dos manos, la última semana hace colecta de apuntes entre sus compañeros, se encierra a estudiar, y acaba sacando (casi) todo, y con notas decentes, a veces incluso mejores que los autores de los apuntes. Un asco de tío.

Efectivamente, estoy hablando de mí mismo. El vivo ejemplo de "lo importante no es saber, sino tener el teléfono del que sabe". Y ya sé que estaréis escupiendo vuestras bolas de pelo y pensando "al cabrón este le iba a dar yo apuntes, si...", pero desde aquí quiero romper una lanza a favor de los que somos como yo. No somos aprovechados. Tenemos un problema. En serio. Somos incapaces de atender toda la lección, las horas de las clases cambian dentro del horario como quieren, y somos incapaces de retener las fechas de entrega de los trabajos. No lo hacemos a mal, estamos impedidos. Y si os pedimos ayuda es porque sabemos que sois buenas personas, que nos queréis y apreciáis, y que, de tan desprendidos, no os importa compartir vuestro trabajo (trabajo que de todos modos teníais que hacer) con los que son menos afortunados que vosotros. Nuestro triunfo no es sólo nuestro, sino también vuestro. Deberíais alegraros por nosotros.

Y no todo es coser y cantar para el Estudiante Desastre, conste. Exige una gran fortaleza, sobre todo mental. La llegada de los exámenes trae consigo la llegada del estrés y las dudas. Muchos EDs han perecido bajo la presión devastadora de un semestre de apuntes que no les suenan de nada. Más de una vez, en el férreo silencio de la biblioteca, un amargo quejido ha quebrado el aire, algo así como: "¿Qué había que entregar un trabajo para tener derecho a examen?" o "¿Y esta asignatura de dónde ha salido?". El silencio vuelve a caer inmediatemente como un velo. El ED ha caído. Guardemos un momento de silencio.

El ED es un osado, es un héroe, alguien que deja su trabajo de lado pero luego da el callo como nadie en los grupales. Porque el ED no es malo, no (no hay que confundirlo con el EA, Estudiante Aprovechado), es una víctima. Es alguien que cree en sus capacidades y en las de sus compañeros; en su capacidad de síntesis, en su habilidad para la redacción, en su sagacidad...

Negociación colectiva: España sufre un importante retraso en el reconocimiento de la negociación colectiva a partir de que se inicia la democracia en España (en el año 1987)

... Como digo, el ED es ante todo un ser de fe, que se enfrenta a la incertidumbre con arrojo y que, quizá por eso, suele salir victorioso, sobre todo cuando se repite una y otra vez, como un mantra, que con esos mismo apuntes aprobó el anterior parcial, que con esos mismos apuntes aprobó el anterior parcial, que con esos mismos apuntes...




P.D.- Voy a imprimir camisetas: Apadrina un Desastre.

P.P.D.- ¿No tendréis por casualidad unos esquemitas sencillos sobre contabilidad básica, verdad? Es que me va a quedar para los restos sí o sí... u___u

domingo, 3 de mayo de 2009

Lobezno

Si podéis bajarla, no paguéis por verla. En realidad creo que no deberíais verla ni gratis, pero como no me vais a creer, al menos hacedme caso en lo del dinero. Es peor que Los 4 Fantásticos y Silver Surfer, parece que la han escrito con un generador automático de argumentos.

En serio, es que es tan, tan, tan mala, que no puedo destacar ningún momento especialmente horrible. Aunque lo que han hecho a uno de los antihéroes más molones de la compañía no tiene nombre.

Eso sí, los guapos muy guapos, las guapas muy guapas, y muchas peleas. Que al fin y al cabo es una peli de superhéroes, hombre.