miércoles, 29 de abril de 2009

Balay

Resulta que Eva estaba el otro día pensando en abandonarnos vilmente (¡un besote, guapa!), ¡y ahora se ha echado blog nuevo! Y de música, nada menos, con lo que mola esa cosa. Personalmente no soy de blogs temáticos (creo), prefiero leer las tonterías de la gente, pero va la tía y acierta a la primera con una canción de la que me estaba acordando el otro día y cuyo nombre jamás supe; una de esas que pillas por la radio siempre empezada y nunca te enterás de quién carajo la canta. Para más inri suele ser de esas cuya letra no entiendes (en este caso es francés, así para mí como si estuviera en chino), así que lo de buscar el estribillo en Google descartado. Y de tararearla ni hablamos, que ya me conozco la reacción de la gente (qué poquito oído musical tienen algunos).

Hela aquí, la primera dama cantarina:



Ya sé que es guapísima y todo eso, pero ¿no da un poco de miedo? Es como... fría y calculadora. ¿Se nota que estoy haciendo resúmenes de psicología cara a los exámanes?

Pues el vídeo me dejó pensando en otra de "esas" canciones... La del anuncio de Balay (y yo buscando Whirlpool como un gilipollas):



No tengo muy claro sí es una canción en sí misma o un encargo para el anuncio (que parece que sí). En caso afirmativo, espero que le pagaran el cuádruple, porque vaya melodía, mare... ¡Se me pone la piel de gallina y los pelos como punchas! Aunque a veces ni una canción bonita puede ocultar la realidad... Ojo al comentario:

fapuig (hace 10 meses)
Responder | Spam
Alberto Iglesis y el piano, interesante, pero no recomiendo comprar electrodomesticos Balay a nadie, llevo una semana con la nevera estropeada y parece que esta empresa no tiene servicio posventa, ¿donde esta el tecnico que deberia haberla arreglado, hace ya dias? la garantia creo que me va a servir de poco, me tocara posiblmente pagar a alguien la reparacion de mi bolsillo.

Este comentario está entre uno que pone: "beautiful!" y otro que reza: "una de las pocas que te llegan... te deja en un estado... indescriptible". Me hace especial gracia porque el vídeo no es el anuncio de Balay (vamos, casi-casi ni es un vídeo), y, sobre todo, porque hay que estar encabronado para ponerte a buscar vídeos de Balay en Youtube para hacerles spam como quien se queja en el servicio de atención al cliente. En serio, me lo imagino todo encabronado escuchando esta suave melodía mientras teclea en tono despectivo (sí, eso se puede hacer, ponedle el tono): "Alberto Iglesias y su piano, ajá, interesante... Pero Balay es una mierrrrrda". Qué grande.

Desde aquí nos solidarizamos con Fapuig, que a mi abuela también se le jodió la nevera el otro día y le estaban poniendo pegas. Y reivindicamos asimismo que los comentarios suelen ser la mejor parte de los vídeos del tubo.

domingo, 26 de abril de 2009

No pasa nada

Hemos llegado a los 4 millones de parados. En Canarias contamos con la tasa de paro más alta del país, con una de cada cuatro personas en el paro (casi el 50% si hablamos de empleo juvenil). Pero no pasa nada, el Zorrocloco tiene la solución. ¿Te van a echar de casa? ¿No tienes dinero para comer? Atento al consejo de hoy:



Tengo la sensación de que si llego a viejo les contaré a mis nietos batallitas de la Gran Depresión de principios de milenio...

miércoles, 22 de abril de 2009

Marchando una de profesores!

Que va el lunes y dice mi profesora:

-¡Hola! Hoy vamos a empezar el tema del conflicto laboral. Bueno... ¡Es un batiburrillo! ¡Ja, ja, ja, ja! ¡Ay, de lo que me acabo de acordar! Un batiburrillo... Dios, qué bueno... Va, os lo voy a contar, es una anécdota buenísima: resulta que un día, un alumno dijo eso en clase... Bueno, esperad, empiezo desde el principio: el chico está muerto, ¿no? Era compañero vuestro, bueno, vuestro no, ya mayor, de hace unos años. Y está muerto [hace un gesto con la mano, algo así como: "Qué le vamos a hacer"]. Estaba enfermo el chico... [pausa] Más enfermo psíquico que mental, ¿sabéis? Había estado varías veces en la cárcel, que lo había sacado el profesor Palomeque, pero como abogado, no como amigo, ¿eh? Y total, que le había cogido cariño. Pero era un chico con muchos problemas, arranques violentos, y cuando uno lo examinaba, que además el examen es oral... [encoge los brazos y pone cara de asustada] Vamos, que iba así uno como... En fin, y un día, estábamos el profesor Palomeque y yo examinando a la clase, y le toca a él; el profesor le va haciendo preguntas, y cuando llega a la parte de Seguridad Social, el chico lo mira muy serio y dice: "Esa pregunta la dejo para septiembre". Y responde Palomeque: "¡Claro que sí, hombre, no pasa nada!". Y ha sido el único alumno de esta universidad que ha ido a septiembre sólo con una pregunta. En fin...

Pues que va el lunes mi profesora y suelta eso, y yo ya imaginándome aquí sentado escribiendo algo como: "¿Sabéis esas ocasiones en las decís algo en voz alta, y demasiado tarde os dáis cuenta de que sólo tenía gracia en vuestra cabeza? ¿O incluso sentido? Pues va el lunes mi profesora y suelta..." Y enfocándolo en plan: "Gente a la que no le sientan los lunes". Pero es que esta mañana, en otra clase de derecho, ha ocurrido lo siguiente (conste que lo transcribo todo con la mayor veracidad):

Alumna.- Ehm, ¿profesor? ¿Y no se puede solicitar una alzada y también [inserte aquí el nombre de otro recurso administrativo, no estaba prestando mucha atención todavía] a la vez?

Profesor, visiblemente agradado.- ¡Muy bien! Esa es una pregunta muy interesante que demuestra que estás siguiendo muy bien la mecánica de la clase. De hecho, es algo a lo que le dedicamos un tema aparte más adelante, pero como la pregunta es tan buena, y ya que me la has hecho, me veo en la obligación de contestarte en un momento: no. Bueno, como iba diciendo...

Y sigue tan pancho el nota explicando, mientras yo sólo intentaba no acordarme del alcalde West al comienzo de este clip para no descojonarme en plena clase...

Como colofón, antes tuve informática (una de dos: o manejar Acces requiere un máster en computación arcana, o el nota no se explica), y cuando entré estaba el tío ordenando sus roms de Mega Drive y Super Nintendo en el portátil... conectado al cañón en el que nos pone los PowerPoints con los apuntes de la clase. Qué crack.

Ganas tengo de que sea mañana, a ver con qué me sorprenden^^

lunes, 20 de abril de 2009

El "llámame que no tengo saldo"

Supongo que todos hemos tenido ese amigo pasota, el típico que nunca llama, o se olvida de devolverte las llamadas; el que queda contigo y llega tarde sistemáticamente, y encima se sorprende de que te enfades (pero, ¡ay de tí si le haces esperar!). Es, creo yo, una de las cosas que más por culo me dan de todas las que se me ocurren ahora mismo. Y, curiosamente, suele ser gente de lo más popular, a los que nunca les falta un plan cuando les apetece. Debe haber una relación inversa entre el número de amigos y como los trata uno que no acabo de entender, pero la verdad es que no me importa. Para mí la educación es imprescindible, y más aún entre colegas.

Recuerdo que en mi época del instituto tenía un amigo así. Éramos uña y carne, pero esperar que te devolviera un mensaje o una llamada era estúpido, y creo que ninguna de las más de cien veces que quedé con él llegó a tiempo. Incluso una vez llegué tarde media hora adrede, y aún así tuve que esperar ¬¬ No importaba cuánto me cabreara, el tipo no cambiaba de forma de ser. Y me jodía muchísimo porque lo consideraba mi mejor amigo. Un buen día, después de que me dijera que me avisaba tanto si podía quedar como si no y no haber recibido mensaje alguno, decidí que estaba harto de estar siempre detrás de él, y que no volvería a llamarle o a mandarle ningún mensaje, a ver cuánto tardaba en resollar. Estuvimos más de año y medio sin saber nada del otro, hasta que el otro día nos encontramos no recuerdo cómo y acabamos quedando para ir al cine. Me sigue cayendo muy bien, pero después de eso... Y que conste que lo digo sin la más mínima acritud, porque conociéndolo, sé que no lo hace adrede, o porque le caiga mal (que sería una explicación mucho más sencilla XD), ni nada; de hecho, es así con todo el mundo. Pero a mí no me sale andar detrás de alguien, que es lo que parecen esperar algunos.

Me he acordado de este chico porque hoy justo me ha pasado algo así con otro amigo. Lo llamé a las seis para dar una vuelta, y me dijo que en ese momento iba a devolverle no sé qué a no sé quién, pero que no tardaba nada porque vivía al lado. Quedamos a las siete en su casa.

A las siete y cinco estaba allí como un clavo, después de cagarme en todo para buscar aparcamiento en Santa Cruz. Salió su madre al telefonillo:

-¡Ah, hola Zorro! Pues Gamablanca acaba de salir ahora mismo, hará cinco minutos... Iba a devolverle algo a no sé quién...

-¿No le dijo si tardaba ni nada? Habíamos quedado ahora...

-No, lo siento.

Probé a llamarle al móvil, pero lo tenía apagado. Normalmente hubiera vuelto a casa echando pestes y cabreado como un mono, pero en cambio estoy extrañamente tranquilo. Supongo que ya me cabreé todo lo que podía por estas cosas con mi amigo del instituto, o puede ser que este tipo ya me había clavado alguna puntita que otra antes, y sólo me cabrean las cosas de las personas que considero más cercanas... Aunque, conociéndome, me decanto porque hoy sólo he dormido cuatro horas y es como si todo le pasara a otro XD El caso es que voy a hacer exactamente lo mismo que con mi antigüo amigo. Sólo para ver...

Os mantedré informados. Y, por favor, no seáis así con vuestros amigos. Al final os pasará factura.

sábado, 18 de abril de 2009

El ogro

Situación espacio-temporal: jueves, 1600 hora zulú, clase de informática. Access.

Profesor.- ... podemos definir un campo para que el trabajador nos diga si está casado o no, o mejor, su estado civil. Eso es importante. A ver, ustedes estudian relaciones laborales, ¿por qué es importante?

Nadie contesta. Yo pienso: "Un empleado con cargas familiares es más fácil de manipular bajo amenaza de despido".

Profesor, como si alguien hubiera contestado.- Para calcular el IRPF, efectivamente.

A veces me sorprendo a mi mismo, os lo juro. Voy a ser el ogro de recursos humanos.

jueves, 16 de abril de 2009

La Chúnior

Dios del amor hermoso, cómo odio los trabajos en grupo. Estábamos haciendo un trabajo de psicología seis personas (digo estábamos porque lo acabo de terminar). En ningún momento estuvimos las seis juntas preparando el trabajo. No reunimos tres, diseñamos el cuestionario con las primeras preguntas que se nos vino a la cabeza, se lo hizo cada uno a dos personas (yo creo que todos nos inventamos los resultados), y los mismos tres del primer día parimos una conclusión sobre la marcha antes de semana santa.

El problema es que mis compañeros no saben escribir. Oh, saben poner una palabra detrás de otra, incluso sin faltas ortográficas, en sus días buenos, pero el concepto de claridad en la exposición se les escapa. Hay palabras y expresiones que no puedes usar en un trabajo; hay maneras de embellecer un texto lleno de nada pura y dura para que supere una lectura superficial (tampoco creo que el borracho del profesor vaya a leerse los 40 folios en los que he convertido el trabajo). Mis compañeros de clase, al menos con los que me ha tocado trabajar, NO SABEN ESCRIBIR. Y no me considero un crack, o alguien con algún tipo de habilidad especial, simplemente... Simplemente no sé lo que les pasa, porque tampoco es tan difícil. Pero como es una historia que conozco demasiado bien me ofrecí a maquetar el trabajo, y de paso maquillar un poco sus comentarios. Conste que en ningún momento me mosqueé con los que no habían venido ni nada por el estilo, ya son muchos años haciendo trabajos en grupo, pero es que...


Acabo de corregir setenta y dos faltas de ortografía (72) en cuatro folios (4). Casi todo tildes, sí, pero también cosas como: "Ha el trabajador le hubiera gustado termino la carrera por el echo de terminara". Para más inri, esta tía ha sido la última en entregar; más de una semana ha necesitado para algo así. Aparte de que ni miró si tecleaba bien o mal, había párrafos que no tenían sentido alguno y tuve que reescribir por completo, para mi desesperación. Os lo juro, cada vez que miraba el texto le encontraba más faltas. Una tortura. Recordadme que le diga que "coordialidad", palabra que repitió cuatro veces sin venir a cuento, no existe


Esta misma chica se ofreció a imprimir (¡qué menos!), pero resulta que no conoce el Open Office, y el maquetado se va a la mierda en Word. Al final lo he hecho yo también, porque sólo de pensar la que podía liar si dejo el tabajo en sus manos me daba un tic en el ojo. Sin embargo, muy en el fondo no puedo cabrearme con ella, ni con ninguna otra de las chicas. Al fin y al cabo, sin compañeros así sería mucho más difícil encontrar trabajo el día de mañana. Tengo muy claro que cuando por fin tenga bajo mi mando un departamento de personal, uno de los requisitos de los aspirantes a puestos donde se tomen decisiones será la de saber escribir. Durante la entrevista se le entregará al candidato un bolígrafo y una hoja de papel, y se le dará diez o veinte minutos para que comente alguna noticia de actualidad, simplemente para comprobar que sabe hilar pensamientos coherentes.

Dios, voy a revolucionar el mundo de las entrevistas de trabajo^^

miércoles, 15 de abril de 2009

domingo, 12 de abril de 2009

Espectacu... wait for it...

Pues como la semana ha sido de lo más aburrida (no, no me he olvidado del amigo informático, todo a su tiempo :P), pensaba comenzar una nueva sección en el blog que se titularía "Cosas que odio". La primera entrada iba a ser: "Cosas que odio: Eros Ramazzotti". Pero entonces lo he descubierto. A él. Y supe que nada de lo que pudiese escribir iba a superarlo. Con todos vosotros, ¡EL ESPECTACULAR!



Admitidlo, se hace querer :)

miércoles, 8 de abril de 2009

Pues si me timas, me lo dices

Buf, buf, iba a publicar un meme de Misaoshi, pero es que estoy que reviento. Resulta que el otro día me dice mi madre que iba a llevar el ordenador a que le pusieran un antivirus, que un cuñado de no sé quién era informático. Le dije que hay un montón de antivirus que funcionan bastante bien por la red, y ella me dijo que era el Kaspersky y que le cobrarían 10 euros.

-Oye, pues genial -dije yo.

-Y ya que estoy, le voy a comprar un módem inalámbrico para conectar también el portátil, y que me lo deje todo configurado.

-Tú misma.

Lo dejaban por la mañana y lo recogían por la tarde. De puta madre. Sólo que por la tarde no lo tuvieron. Que fuéramos por la mañana. Bueno. Cuando lo trajeron a casa, lo conectaron todo, y el módem no funcionaba. Mi madre estaba emputadísima:

-Desde luego, esto no puede ser, cien euros para esto...

-Espera, espera, espera... ¿Cien euros de qué?

-Que al final no eran 10, sino 60 del antivirus, y 40 del módem y blablabla...

Yo miré al dvd pirata que tenía en la mano. Escrito con tinta roja, ponía "Kasper".

-¿Te han cobrado 60 euros por un dvd pirata de un antivirus?

-Pero no por el antivirus, sino por el trabajo que le costó -decía el Marino (el Marino es el nuevo marido de mi madre, que creo que nunca lo he nombrado) comprensivo.- Que tenía el ordenador un virus fatal (¿?), ¡y resulta que tenías otro antivirus antes instalado! Y le costó un montón desinstalar el antivirus (¿¿??)

No conozco al tío en persona, pero en mi imaginación lleva un mono de mecánico manchado de grasa, se limpia las manos con un trapo y mientras escupe al suelo dice: "¡Uy! Este ordenador... Puf, esto va a llevar un trabajo, si hay que cambiarle la junta de la trócola, revisión de bajos... Yo no puedo dejarle salir así a la calle, ¿eh? ¿Pa cuando dice que lo quiere?". Total, que lo llamaron, y DISCULPÁNDOSE, el Marino le dijo que no lográbamos hacer que el módem rulara, ¡y el nota no queria venir! Al final quedamos en un "si eso voy mañana por la tarde, pero no os digo la hora porque no sé". Con dos cojones. Y aquí estoy yo, el gilipollas de siempre, esperando a que al señor le dé la gana aparecer.

Ay, pobrecillo, si se piensa que soy como mi madre o el Marino. La sorpresita que se va a llevar...

Editado: resulta que el chico que vino no era El Tipo, sino un grandullón gordito con cara de buena gente y muy educado, que ni siquiera trabaja para El Tipo, sino que es un amigo que estaba haciéndole un favor. Entró en mi cuarto para mirar el módem y cuando vio las estanterías, empezó a hablarme de la Civil War y de la muerte del Capitán América. Me cayó simpático. y todo. Incluso me había relajado, hasta que hace un momento me he enterado de que no han sido 60 euros, sino 120, porque también le puso el antivirus al portátil... Y encima el programa este para ver la tv en el portátil tampoco iba. El gordito estaba abochornado, y eso que no era culpa suya.

Prefiero no escribir nada más, pero... Oh, Dios, la venganza va a ser terrible...




viernes, 3 de abril de 2009

Crisis

Como eterno estudiante que soy ando siempre a dos velas, y si a eso le sumamos que he tenido que comer fuera dos veces esta semana, tenemos como resultado que ayer directamente toqué fondo como persona. El día anterior había entrado en una cafetería con Gamablanca a pedir un sándwich a medias, acompañados de sendos vasos de agua, pero como el sándwich en concreto era enorme, no caí en la cuenta. Sin embargo, ayer, mientras esperaba con Marvel a que nos sirvieran el pedido en un puesto de perritos de S/C (como nos pedimos un perrito entero cada uno, tuvimos que compartir la cocacola, no digo más), me sorprendí a mí mismo diciendo, completamente en serio:

-Chos, ¿sabes lo que hubiera estado de puta madre? Pero eso para un día que tengamos dinero... Ir a comer a un McDonald's...

El perrito y la media cocacola me costaron dos euros, pero la mirada asombrada de la gente a nuestro alrededor, como si de un momento a otro fuéramos a ponernos a rebuscar en la basura, y las lágrimas de risa de Marvel por lo Trailer Park Boys (“Vamos a organizar un banquete: compraremos cerveza y fingers de pollo, de los buenos, de los de ocho dólares la caja”) que soy a veces, no tienen precio.

Para todo lo demás... pues para todo lo demás te quedas con las ganas, porque lo que es yo, estoy pelado... XDDD