sábado, 11 de julio de 2009

Valencia (one more time^^)

Aprovechando un pequeño descanso en el estudio, os voy a contar así por encima cómo fue mi vuelta a Valencia, esta vez con una nueva guía turística (ya os adelanto que sigo sin haber ido a la Ciudad de las Ciencias esa famosa).

El vuelo a Valencia fue el típico Tenerife sur-Valencia, esto es: conmigo sentado pegado al ala (y a sus motores), sin nadie al lado, pero rodeado de bebés con perretas. Os juro que es el tercer vuelo que paso así. Empiezo a pensar que son actores contratados o algo, porque tantas parejas con bebés viajando en esa línea no es normal. A la próxima les saco fotos, a ver si son los mismos.

Total, que había dicho a H@n que llegaría a las diez, pero por primera vez en la historia de la aviación, un vuelo llegó media hora antes a destino. Para compensar, tardamos lo indecible en poder abandonar el avión, no era cuestión de ponernos a destruir mitos. Gracias doy a haber viajado sólo con equipaje de mano, y evitarme la espera en la cinta.

Nada más salir del avión enciendo el móvil, llamadas recientes, H@n.

H.- ¿Sí?

Z.- ¡Eeeeeeys! ¡Ya estoy en Valencia!

H.- ¡¿QUÉEEE?! ¡No puede ser!

Z.- Ya ves, hemos llegado antes.

H.- ¡No, no, no! ¡Pero si me estoy bajando ahora en la parada del aeropuerto! ¡Zorro, dime la verdad!

Z.- Nah, tienes razón, todavía no hemos llegado. He encendido el móvil en pleno vuelo, las azafatas están intentando reducirme.

H.- ¡Zorrocloco, no me jodas! ¿Dónde estás?

Z.- Vaaaale, ahora en serio. El avión se ha desviado por problemas técnicos. Hemos aterrizado en Murcia.

H.- ¡Zorro!

Z.- Salgo por la puerta cuaaaaatro... [que total, también fue mentira, porque salí por la dos]

H.- ¡No te muevas de ahí!

Curiosamente me encontró sin problemas, y tuvo hasta tiempo de acecharme detrás de una columna como buena psicópata. Luego abrazos, besos, y una H@n en estado de shock, un poco abrumada por la situación. Una monada, sino fuera porque después de saludarnos, comenzó a pegarme, queriendo y sin querer. Desde el momento en que nos vimos por vez primera hasta que entramos en el metro, se las ingenió para meterme un dedo en un ojo, darme un cabezazo en la nariz y un codazo en la boca, amén de los puñetazos en el hombro en plan coleguita cada vez que le vacilaba.

-¡Losientolosientolosiento!

-Por favor, no me mates...

Pero salvo ese primer encontronazo he de decir que mimó totalmente. Toda hospitalidad al ciento por ciento. ¡Hasta tenía preparada la cena cuando llegamos al piso!

Valencia preciosa, como siempre, y calurosa, como casi siempre. Aunque esta vez el tiempo se portó un poco mejor (también por las fechas que eran) y no sudé la gota gorda. Curiosamente, para haber pasado sólo tres días en la ciudad, es, creo, la vez que más me he movido por ella, gracias a que el padre de H@n decidió prestarnos el coche “de la familia”; esto es, el viejo que nadie usa, porque H@n-father tiene uno de empresa, y nadie más en casa conduce.

HP.- Hombre, podría dejaros el coche...

H.- ¡Mola!

HP.- Ahora bajo con vosotros y os ayudo a arrancarlo, que tiene la batería medio mal.

Z.- Muchas gracias, es muy amable.

Abajo.

HP.- Bueno, ya está arrancado... Podría ir con vosotros a devolver la paellera a la tienda (larga historia), y así ves cómo se maneja más o menos... Mira, aquí están los intermitentes, aquí se bajan las ventanillas...

Z.- Ajá, ajá...

H.- ¿Y si dejas que conduzca el Zorro y así se va haciendo?

HP.- O puedo conducir yo y que mire más o menos como es.

Al salir de la tienda

HP.- La verdad es que habría que llevarlo a lavar... Si queréis vamos a lavarlo un momento, y luego lo llevo a casa y ya me dejáis allí...

Z.- Oiga, si le da apuro dejarme el coche lo entiendo, ¿eh? Al fin y al cabo no me conoce de nada y...

HP.- No, no, para nada... Bueno, vamos a casa, me dejáis y ya lo laváis vosotros o lo que sea...

Y yo pensando: “¡Menos mal, no ha dicho que sí!”

La verdad es que me daba bastante respeto coger el coche, porque nunca había conducido en la península, y Valencia es una ciudad grande, y ya se sabe... Pues no me defraudo. ¡Es una puta locura! En mi vida había visto tantas pirulas, ni saltarse semáforos de esa forma. Impresionante. Y ya no hablemos del gran ahorro en pintura que han hecho a la hora de marcar los carriles, ¿eh? Que vas por una avenida que no tiene los carriles marcados, en fila de a tres, y de repente llegas a una rotonda enorme con siete filas de coches. Yo alucinaba. Todavía flipo con cómo se mete la gente ahí, y cómo salen los que están por dentro sin ocasionar un choque múltiple. Eso sin contar que a veces vas en recta, por tu carril, y de repente las líneas divisorias se acaban y empiezan otras distintas, por lo que sin desviarte lo más mínimo de tu carril de repente te encuentras en medio de dos, conduciendo sobre la raya. Y eso que nadie me lo niegue porque lo vi yo con mis propios ojos.

Sorprendentemente, y contra todo pronóstico, ni me frustré, ni me cabreé, ni nada por estilo. Me volví zen y dije: “cuando estés en Roma, haz como los romanos”. Así que empecé a conducir como ellos: semáforo en rojo por mis cojones, carril bus porque tú lo digas, el que no quiera chocar conmigo en la rotonda que se aparte... Incluso hice un esfuerzo especial por no usar los intermitentes en los giros, pero no me sale. Ahí se me nota que soy de fuera. ¡Tsk!

H@n iba partida del culo viéndome conducir, dice que soy todo un espectáculo (hasta se ponía a sacar fotos de mi cara de incredulidad). Pero en líneas generales pilotar por Valencia es muy divertido (salvo para aparcar), y la gente no hace eso tan molesto de pitarte cuando haces una pirula. Llegué, en una avenida de seis carriles en la que estaba aparcado, a ir en perpendicular, del carril de la derecha al último de la izquierda, para salir por nuestro desvío, aprovechando que no venía nadie. En perpendicular al sentido de la vía, literalmente. Super relajante.

Al principio iba con un poco de mosca, porque en el área metropolitana de Tenerife hay mucha policía local, pero en Valencia no existe. No hay. No la busques, no hay. Bueno, miento, vimos un coche de la policía local, una vez. Íbamos por el carril bus porque había que doblar a la derecha, y en la siguiente bocacalle vimos un coche patrulla aparcado sobre la acera de la esquina, hacia la calle por la que iba a entrar.

Z.- Vamos por aquí.

H.- Creo que es dirección prohibida, ¿eh?

Z.- Mira el coche de policía, que está metido hacia adentro.

Así que giré. Y me di de frente con un montón de coches, gracias a Dios parados en un semáforo. A cámara lenta miré hacia el coche de policía, y vi a un local de pie, por fuera, mirándome atónito. El nota gesticuló: “¿pero tú qué?”. Yo gesticulé: “ya, ya, me acabo de dar cuenta, no soy de aquí, ¿sabe? Ya me salgo. Bonito uniforme, por cierto”. Con la misma metí marcha atrás, pero la avenida estaba plagada de coches y no había manera de incorporarse. En ese momento tuve un flash del padre de H@n diciéndome:

-Ten cuidado, que el coche no tiene la itv pasada, y si os para la policía...

Y de mi contestando:

-Muy mala suerte tendríamos que tener, hombre, ja, ja, ja.

Ja, ja. Gilipollas. No quería ni mirar hacia el coche patrulla por no ver al nota acercarse con el taco de multas, pero de repente tocó la pita, y vimos que había colocado el coche bloqueando a los que salían del semáforo, para que pudiera hacer una media vuelta extraña e incorporarme al tráfico. Se lo agradecí con un gesto y salimos de allí pitando.

Imagen del interior del coche (a la izquierda H@n, a la derecha un servidor):

¬__¬U O__OU <(lalalalala)

Aparte de eso no hubo incidentes, y todo fue muy bien. Pese a que me indicara una personita que afirma desconocer la diferencia entre izquierda y derecha (verídico). Incluso nos atrevimos a salir de Valencia e ir a un pueblito cercano a pasar el día en la playa. Dios, cómo mola el Mediterráneo, lo cambio por el Atlántico en cualquier momento. Llamadme chaquetero.

Bueno, no es cuestión de alargarme mucho y aburriros, sólo os diré que muy bien todo, que pese a los nervios iniciales nos caímos genial; que los días se hicieron largos pero cortos (suena contradictorio, pero vosotros me entendéis), que H@n es capaz de quedarse dormida mientras le lees un cuento, como los chiquillos chicos (y que yo soy capaz de quedarme dormido mientras me hablan, como un abuelo), que estoy invitado de nuevo (y viceversa, aunque ella lo tiene más difícil para venir), y que el Rock Band para la Wii envicia. Mucho. Y más si tienes tanto la guitarra como la batería =)

Y que dentro de nada vuelvo a liarme la manta a la cabeza, en cuanto termine los exámenes, pero eso ya os lo contaré más adelante ;)

14 comentarios:

Pecosa dijo...

Como molan esos encuentros con la peña, y más cuando de paso haces de guiri en otra ciudad (en tu caso, hiciste más de kamikaze, pero oye que nada, vidilla que le da uno a la city, metiéndose a través por las avenidas y tal).

Aunque nunca me he bañado en un océano, estoy de acuerdo con que el Mediterráneo mola, el agua tiene una temperatura genial.

Ojalá hagas otra escapadita pronto y nos la cuentes, es super divertido leerlas.

peibol dijo...

¿Sabes algo más triste que haber ido a Valencia y no visitar la ciudad de las ciencias?

Haber ido a la ciudad de las ciencias y no visitar Valencia... ¬¬

Un saludo

PD. Si te fijas en lo que haga un policia en la carretera, para saber si es legal o no, lo más probable es que salgas mal parado. Quien hace la ley, hace la trampa.

Aniña dijo...

que divertida la croica!
jajajaj
besitos

H@n dijo...

Aiiiis. que de receurdos!!! ^^

Va, de la próxima no pasa que vayamos a La Ciutat de les Artes i les Ciencies! Ya verás que pedazo de fotos nos saca Grem, hazme caso ;-D
Luego dirás que el museo no es pa tanto, pero te joderás xD

Eso sí, previos mimos y charlas infinitas tirados en cualquier rincón eh? ^^
Incluso puede que previo Tremen Dopedal... Mmmm

Te dormiste y no había manera de despertarte ¬¬ y encima hiciste un gurruño con la sábana y no había manera XPPP >_<

Vamos, que estoy deseando que vuelvas! ^^

Muuuuua

H@n dijo...

la cuarta ¬¬

puto

eva dijo...

Que crónica más detalladita. Así da gusto, oye xDDD.
Pues me alegro de que os lo hayais pasado tetilla, je.
Un besote ^^.

peibol dijo...

Aquí asomo de nuevo... Acabo de darte otro de esos premios a los que no haces ni caso XD. Disfrútalo y tal :p

Un saludo

Biónica dijo...

Buena crónica, a mí me gustan los ciber encuentros xD, excepto por la parte de contestarle al resto la pregunta "De qué os conocéis??". Aquí somos muy cotillas xD.

Suerte con los exámenes!!!!

ulises dijo...

Vamos que te jugaste la vida conduciendo. Te lo digo por experiencia, aprender a conducir mal lleva su tiempo. Eso si de iniciativa andas sobrado. Feli
cidades por tu gran encuentro.

Anaïs dijo...

jajaja! Así q tú tb juegas a "Masacremos puntos"? Jo, cruzar 4 carriles perpendicularmente... Eso cuenta más o menos los mismos puntos q dar una rotonda al revés,jajaja

En fin... Menos mal q no te llevaste la moto, viéndote con tanta movilidad ya no me quiero imaginar qué habrías hecho!

Me alegro de que lo hayas pasao bien, a ver si vuelves pronto!

rotskull dijo...

Este lunes visito tu tierra, cojo el primer fred olsen de la mañana, y también se me haran los días largos pero cortos. Siam Park + Loro Parke (en plan turista) y lo que surja.

El Zorrocloco dijo...

Jo, pues es una pena, porque yo termino los exámenes el 21 y me voy el 23, si no os diría de quedar y tomar algo. Aunque si se te van a hacer los días largos y cortos igual sobraba un poco XD =P

Pásalo bien! Y ya me contarás si Siam vale lo que cuesta, que no he ido XDD

Misaoshi dijo...

XDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDD

Sólo fui de paquete una vez en Valencia y no pude mirar a la carretera porque me daban subidas de tensión cada vez que un coche parecía que iba a chocar xDDD

No os aburrísteis, leo xD

rotskull dijo...

Los dias largos (6 horas de sueño en 48 horas de las cuales 1 hora fue en el coche). Cortisimos las 8 horas que estuvimos en el Siam parecieron 2 o 3. Vale la pena pagar lo que cuesta, incluso valdría la pena pagar también el Fast Pass porque a partir de las 11:30 de la mañana (por supuesto) el tiempo medio de espera en cada atracción es de 30 minutos. Te pasas mas tiempo esperando que remojandote, aunque eso ya lo experimentaras en Port Aventura.