domingo, 29 de marzo de 2009

Los Palmera

Cuando tenía doce años, nos mudamos al sur, a un diminuto apartamento en el subsuelo de un chalet que sólo tenía una habitación. Yo dormía en una camilla en el salón, que era a la vez la entrada del “piso”, la sala de estar y mi cuarto de juegos. Sólo teníamos una ventana, que daba a la diminuta cocina, y desde la puerta podías ver sin problemas toda la casa.

Nuestro piso estaba en una calle que bajaba de una montaña pequeñita desde donde se veía gran parte del sur de la isla, con una gran pendiente, y sin asfaltar. De hecho, todo el pueblo estaba sin asfaltar, que yo recuerde. La única tienda que conocía estaba a veinte pasos de mi casa, donde despachaban pan, leche, chocolatinas, el periódico y poco más. Para cualquier otra cosa, había que ir al pueblo de al lado. Además, como era el sur-sur, aquello parecía un desierto: lo único que veías eran matojos, piedras marrones, y hacía un calor de tres pares de cojones de día, y un pelete que te cagas por la noche.

Joder, me encantaba aquel sitio. Molaba mil el piso diminuto donde casi siempre estaba sólo a mis anchas, y donde, por curioso que parezca, se estaba bastante fresco durante el día. Llegaba de clase, me calentaba algo en el microondas, y me ponía a ver los Simpsons, y luego a leer o dibujar un rato, o a hacer cosas de clase (esto último lo he puesto sólo para quedar bien). Cuando me aburría, cogía la bici y me iba a pedalear por las calles de tierra, a ver las obras de la carretera vieja que con curvas y sus baches o dar vueltas alrededor de los obreros que asfaltaban el pueblo (qué gran olor, el del piche caliente ^^) hasta que se cagaban en mi puta madre. Llegaba a casa empapado y pesando medio kilo menos (así pasé de ser una bolita a un muchacho de buen palpar, lástima que ya no pueda ir en bici por la rodilla), me duchaba y me ponía a jugar con mis muñecos y a matar moscas en una especie de patio que formaban las escaleras que bajaban de la entrada del chalet al pisito. Era un hacha matando moscas. Hasta treinta llegué a matar un día, jamás supe de dónde salían tantas cabronas.

Pero si había algo que me gustaba de vivir en el sur, eran los viajes en coche. Allí, para ir a cualquier lado debes moverte en coche, y teniendo en cuenta cómo era el paisaje y el clima, aquello parecía más una road movie que otra cosa, en la parte en la que (esto es obligatorio), los tipos que ahora no se llevan demasiado bien, pero que cuando termine la peli serán grandes amigos de por vida, se pierden por el desierto. Mi viaje favorito era el que hacíamos hasta el área metropolitana a ver a mis abuelos, por ejemplo. Imaginaos la situación: una autopista en el desierto, poco más de una hora de viaje en un Seat Panda aguamarina que no podía pasar de cien, mi madre y yo dentro con las ventanillas subidas para ganar +1 en aerodinámica, sin radio.

¿Cómo puede ser divertido ir en un Panda con tu madre y sin una triste radio con la que distraerte?, pensarán horrorizados los jovenzuelos de hoy en día. Bueno, la verdad es que las primeras veces fue mortalmente aburrido. Pero que no tuviéramos radio no significa que no tuviéramos música. Porque un día... (dentro efecto de ondulación tipo flashback).

El interior del Panda, sobrepasando por poco los 100 km/h. En breve el coche comenzaría a traquetear.

-Oye, Zorro -dijo mi madre de repente.- ¿Conoces a Braulio?

-¿A quién?

-Un cantante canario. Decía aquello de (y empezó a cantar, rollo musical. Mi madre. De verdad de la buena): “Se equivoca quien sostiene que son siete nuestras islas y se olvida de que hay otra / La que forman los canarios que siguieron la llamada de la América remota...” ¿No lo oíste nunca de pequeño en el tocadiscos?

-......................................................nop.

-¿Y los Palmera?

-¿Los qué?

-Los Palmera. Un grupo de rock muy famoso de los setenta, que eran de aquí. (y meneando la cabeza en plan rocker, comenzó:) “Lucyyyyyyyyyyyy... / no paro de llamarteee / (no paro de llamarteee) / siempre me sale tu mamá en el aparatooo / (siempre me sale tu mamá en el aparatooo).

Y yo mirándola y pensando: “Ya se volvió loca”.

Fin de flashback. Pues por mucho que quisiera hacerme el preadolescente duro que fui más tarde, la verdad es que las canciones eran pegadizas; a partir de entonces, en cada viaje nos dedicábamos a cantar en el coche como dos locos. Total, nadie nos oía... Y nos lo pasábamos del diez^^

De todo esto me acordé el otro día por una de esas concatenaciones de pensamientos que parecen no tener sentido alguno (ñoños – dedos de los pies - cholas – chanclas – no me pises que llevo chanclas – oye qué cosa el café – los palmera). Y me di cuenta de que jamás llegué a escuchar las canciones reales. Con el tiempo mi madre compraría esta casa y volveríamos al norte, cambiaríamos el Panda por un Ford con radio, y pasamos la época de cantar en el coche. Como soy de naturaleza curiosa, me puse a buscar y mira tú por dónde... Sé que son muchas canciones, pero si estáis de buen humor y podéis, conectad los altavoces y disfrutad como si estuviérais en un guateque fetén =)











Son tal y como las cantábamos^^

16 comentarios:

Déägol dijo...

Es curioso cómo disfrutamos recordando las cosas que hemos hecho hace tiempo, recordando momentos pasados. ¿Por qué será? Pudieron ser mejores o peores, pero los recuerdos casi siempre te hacen sonreir cuando menos lo esperas.

María dijo...

¡JA!
Soy una vieja loca. Todavía me sé cachos enteros de las canciones de Palmera... Y a mí no me las enseñó mi madre: ¡yo estuve allí, en los primeros ochenta, pequeñita y enralada oyéndolas en la radio! Es el destino que se burla de mí. El destino y tú, Zorrocloco malévolo.
Qué risa.

peibol dijo...

¡Anda! ¿Quién me iba a decir que tú hablarías de ellos? No los conozco musicalmente, pero sí personalmente, al menos a uno de ellos. El mejor amigo de mi tía (aquella de la que hablé hace poco en el blog),es uno de los cantantes del grupo :).

¡Saludos!

Misaoshi dijo...

No les conozco pero es una bonita anécdota.

Hace mucho que no canto en el coche. Aunque cuando estoy feliz también canto. Acabo llena de moratones y cortes horribles en la garganta... pero soy feliz xD

PD: sólo he estado en Lanzarote, pero no me gustaba el paisaje, me gusta el verde para una isla...

Nimbusaeta dijo...

Jo, pues qué historia tan guay. Yo no los conozco ni tenía tanta conexión con mi madre como para cantar juntas xD

Lillu dijo...

Oye, pues tu madre era modernilla eh?? En el coche de mis padres sólo se escuchaba a José Luis Perales y a Raphael XDD

La de "devuélveme las llaves de la moto" yo la conocía de antes de venir a vivir a Canarias y todo!! Tuvo que ser un exitazo en su tiempo para que llegara hasta Galicia :D

saluditos

Anaïs dijo...

Qué adorable el Zorro en su época yogurín!!!
Ayyy los buenos recuerdos no tienen precio...
Estoy escuchándo las canciones. De verdad que son pegadizas. Lo que hay que hacer pa tener contento a un bloguero, eh? jeje(Se me ocurre que me devuelvas la pelota por lo de los ñoños, pero la asociación de conceptos vino de tu cabecita.)
Vaya modas pasaron por la faz de la Tierra. Yo les pondría Los pelambrera, que vaya pintillas. (Gracias Dios por no darme una juventud en los 80)
PD: Bueno, bueno lo de las moscas... jaajaa
Talueguín jefe

dudo dijo...

ay...zorrín... qué madre más guayns. Paralizo la adopción en el acto, no puedo competir.
Me has recordado a cuando nos íbamos de vacaciones en el renolcinco gris ("pepino veloz", lo llamábamos), con la baca -con b- cargada hasta los topes de sacos de dormir y tienda de campaña, cantando los beatles: JELP AI NID SOMBAAAADI!!! . Mis padres estaban convencidos de que Penny Lane era una chica... ni hoy hemos sido capaces de sacarles de su error...
(pd: lucyyyyyyyyyyyyyyy!!!)

Melvin de Gats dijo...

La de "De niña estaba mejor" es chula, la del café es simpatiquilla, pero... la de las llaves de la moto... roza lo LEGENDARIO!!! XD

eva dijo...

Aichsss no conocía yo a estos grupos, nunca me hablaron mis padres de ellos.
Bueno es saber, bueno es saber ^^.
¿Dices tú de Panda? (=léase al estilo, ¿dices tú de mili?), pues my mother tenía un seat 600. Allí si cantábamos se caían las puertas, así que callaicos que estábamos más monos xDDD.
Un besote!!!!!

El Zorrocloco dijo...

Déägol, tenías que haber visto la cara de mi madre cuando la llamé y le puse las canciones. No soy el único para el que son un recuerdo de infancia^^

María, estaba seguro de que te iban a sonar XDD Y no hables de destino, anda, que estoy seguro de que dentro de veinte años alguien me recordará a las Spice Girls y diré: "Oh, Dios..." XD

Un besote!

Pues fíjate, Peibol, tenía fe en que te sonaran porque tenemos más o menos la misma edad y... no sé, porque sí XDD Pero no me esperaba que conocieras al cantante! Pues mira, ya has conocido su arte ;)

Misaoshi, a mí me encanta cantar, triste, feliz o aburrido. Otra cosa es que se me dé bien XDD

Y sí, el verde para una isla es lo mejor. Y ya si tiene playas como las que dicen que hay donde tú estuviste, del diez ^^

Nimbusaeta, bienvenida! No me digas que estabas haciendo también de lectora fantasma XD Yo no te creas que soy muy madrero, pero la verdad es que aquello era divertido. Entre discusión y discusión, cantábamos XDD

Lillu, devuélveme las llaves es un clásico! Era la que más cantábamos, haciendo los coros y todo XDDD

Anaïs, tú estás haciendo méritos, leyendo el archivo y todo XDD Pues fuiste tú quién me los recordó, con lo de que tenías que estudiar y las cholas. Me acordé de la del café y pensé: "¿Esos eran No me pises que llevo chanclas? ¡No, esos eran los Palmera!" El resto, como se dice, es historia XDD

Dudo, retirarte te honra, pero que sepas que ya se había apuntado medio blog y nos dejas sin casa a todos XDD

¿Quién es Penny Lane? XDDDD (seh, siéntete vieja :P)

Coño, Melvin, tenemos los mismos gustos. La de De niña estaba mejor no la cantábamos en el coche, pero me gustó tanto cuando la oí que la puse, y la del café es que me da taaaaaan buen rollo...^^

High five!!

Eva, aquí estamos, para ampliar gustos musicales XD Con el Panda, a partir de cien te juro que parecía que el coche se iba a descomponer. A veces creía que en cualquier momento nos iba a adelantar una de las ruedas traseras, botando, sola XD Claro que seguramente un 600 no pillara ni los cien, no?

Besote!

rotskull dijo...

La Ostia! LA LLAVE DE LA MOTO!!! Aún la canto con los colegas, somos todos unos veinteañeros que añoramos nuestros 80 y 90, no perdería nada apostando que en nuestros cd's de música para el coche hay mas música de esas 2 décadas que de esta.

Zorrocloco te sales!

H@n dijo...

Vale zorro, inevitable, ahora en mi mente tienes el pelo rizado y a lo pseudoafro... no hay nada que hacer...

Y camisa de flores cobre camiseta de rayas...

he dicho!

=/

Un besazo

La exorsister dijo...

He descubierto dos cosas, 1) suscribiendote al rss de los blogs es mucho más facil leer las actualizaciones, 2) te pierdes la parte de los comentarios que tiene su punto, así que a pesar de que ya lei la entrada el día de la publicación (me he enganchado al google reader... ) no me había molestado en "patearte la boca". Jejeje
Tal como comentó Peibol, nosotros conociamos de la existencia de Palmera de primera mano, incluso los hemos escuchado (en formato CD) en casa de mi tía (como no podía ser de otra forma). Su amigo se sigue dedicando a la música, pero "behind the scenes", compone, toca por ahí de forma anónima y esas cosas.
Que heavy tu madre, nosotros jugabamos a enlazar palabras, el veo veo y esas cosas..., también cantabamos, pero que yo recuerde había un casette de fondo, que siempre ayuda.

Por cierto la parte de tu vida en el sur está como para ambientar una historia tipo cuéntame, de cuando los niños salian a jugar a la calle, y no estaban todo el día pegados al ordenador y la psp, y jugabas a tocarle los webs a los que ponían el piche sin que tú, ni ellos se preocuparan de sustancias tóxicas o quemaduras...
que tiempos aquellos!

El Zorrocloco dijo...

Juas, juas, lo sé, Rotskull. High five! XD

H@n, no por Dios, mira mi tuenti XDDD Aunque mi padre sí que tenía fotos así, ahora que lo pienso, y no le quedaba mal... Igual debería dejármelo...

Exorsister, te hacía en NY... o_O Así que has descubierto las ventajas del reader, eh? Así me gusta! Pinchando en el título del blog en negro, te lleva a la página sin desmarcar el post como leído, es lo que hago yo. Si me lo leo todo, puedo comentar y luego lo quito del reader, y si me da pereza a la mitad, lo sigo teniendo marcado como no leído XDDD

Lo de las sustancias tóxicas o las quemaduras me ha encantado. Humor negro total XDDDDD

Un besote!

JuanRa Diablo dijo...

Jejeje, vaya sesión de palmeras me he dado. ¿La de las llaves de la moto era de ellos? Porque esa se escuchó por aquí.

Terminarás rodando esa road movie que tienes en la cabeza. Pero seguro que dudarás mucho en si al final, en la esecna del coche que se aleja por una larga carretera, sonará la de Luci o la de El manisero XD

Un saludo