martes, 23 de diciembre de 2008

Cobarde

Subía en la guagua pensando en un post de felicitación navideña (o lo más parecido que me pudiera salir, soy de esa gente a la que la navidad ni le va ni le viene), pero ha pasado una cosa que me ha quitado todas las ganas de repartir buenos deseos. Acabo de presenciar una de estas escenas de abuso que uno le oye a un conocido de vez en cuando, y meneando la cabeza dice: “Llego a estar yo allí…” Pues yo estaba ahí y no he hecho nada.

Hace un rato he visto como una vieja era increpada por un niñato de unos trece años porque le había arañado la zapatilla con el zapato al pasar. Envalentonado al ver que nadie le decía nada, ha insultado a la vieja, y cuando la pobre mujer se bajaba de la guagua, ha llegado a amenazarla con cortarle el cuello, entre risas de los otros tres enanos que iban con él (otro macarra un poco más alto y dos putillas maquilladas hasta el culo). He tenido que contenerme para no saltar del asiento y reventarle los sesos contra el cristal de emergencia, aunque no sé qué hubiera sido peor, porque ahora me doy asco a mí mismo. Que un saco de mierda como ese pueda hacer eso en una guagua llena de hombres adultos y nadie haga nada –ya sea por miedo a una represalia física, cosa que dudo, porque el mierda no tenía ni media hostia; o, mucho más lógico, por miedo a que encima te denuncie por ponerle la mano encima y acabes teniendo que pagarle la gracia.- es indignante. Llevo la última hora consumido, repitiendo la escena en mi cabeza una y otra vez, y no sé con quién estoy más cabreado, si no con ese trasunto del puto niñato del metro de Valencia, o conmigo mismo por mi pasividad.

Hasta se pasó por la cabeza un momento bajarme en la misma parada que él, pero llevo tan agresivo unos días que miedo me daba la que podía haberle dado. En ocasiones como esta echo de menos tener todavía diecisiete años y libertad para darle un buen palo en las costillas. A saber para qué otras cosas habremos envalentonado a ese kinki de los cojones, que se habrá bajado del bus sintiéndose el más chulo del mundo.

Hijo de puta el aprendiz de matón que no se encuentra a nadie que le baje los humos e hijos de puta los hombres que íbamos en la guagua y actuamos como si no ocurriese nada. Y, especialmente, hijo de puta yo, por atreverme a escribir esto y no a actuar cuando hace falta.

12 comentarios:

Bian dijo...

Bueno... Sé que el sentimiento de culpa es de lo peor que te puedes echar al cuerpo, y ya siento que te encuentres así.
Piensa que la rabia que te da ahora te saldrá para parar los pies a otro idiota la próxima vez.

:)

Losselith dijo...

no te martirices...
yo vi a una chiquilla de 14 años a la q le estaba pegando su novio de 19 y cuando había pasado de largo escuché como ella cayó al suelo de un guantazo, me di la vuelta y le dije de todo al tío, la levanté, mi amigo se quedó con él calmándolo...
sabes qué pasó al final?
siguieron juntos, y en el instituto de la muchacha nos llamaron sectarios, llamaron por teléfono a los padres... vamos, un show

Pequitas dijo...

cobarde? naah para nada yo en nombre de la justicia y en el nombre de la buena voluntad me he metido en buenos líos, hasta ladrona me han dicho, las cosas pasan por alguna razón; esos mocosos ya les tocará su hora al menos te has quedado pensando en aquello y ni cobarde ni ni nada...

besos (no te digo feliz navidad porque no me gusta) :p

peibol dijo...

Es una situación complicada, porque tal como está la cosa, puedes acabar muy mal; una vez me acerqué a una niña con el mayor cuidado del mundo, porque parecía perdida, y cuando la llevé hasta sus padres me miraron como si fuera a violarla; en el caso de los kinkis habría sido incluso peor...

¡Gaseémoslos a todos!

Un saludo

El Lobo dijo...

Es difícil tomar una decisión acertada ante ese tipo de agresiones. El chaval se creció al verse acompañado de mas colegas, y se pudo lucir delante de las nenas.

Si hubieses intervenido te habrías complicado la vida. Tan sólo sería lógico intervenir si la mujer hubiese sufrido alguna agresión física. Si tocas a un menor de edad.... lo tienes claro. Tienes condena seguro, vamos.

Salud y felices fiestas.

Aniña dijo...

Yo hoy en el super he presenciado como una nieta "maltrataba" a su abuela despues de uqe esta gastara la pension en los caprichos de la susodicha... en fin...

que sociedad estamos creando.

besitos

Anne dijo...

Pegarle dos buenas hostias al subnormal ese sólo sería buena idea si sabes que va a aprender de ellas. Por desgracia, es un niñato, no conoce otra cosa y se revolvería contra tí.

Pero da muchísima rabia ver cosas así. Además de que los niñatos cada vez son más y más agresivos, es exageradísimo. No te fustigues más, cielo, en serio.

eva dijo...

No te des tanta caña a ti mismo. Seguro que el mierdecilla que hizo lo que hizo no le estará dando tantas vueltas como tú a la cabeza. A todos nos pasa que alguna vez nos hemos callado y otras hemos salido en defensa del que creíamos que necesitaba ser ayudado. Alguna vez han aceptado nuestra ayuda y otras nos han mandado a la mismisima mierda.
No te fustigues más, que eso lo hacen muy bien el resto de la gente que nos juzga sin más.
Un beso.

El Zorrocloco dijo...

Ains, gracias muchachada ^^U

Ya se me ha pasado la ira asesina. Como le decía a Losse ayer, al final nos hubiéramos pegado cuatro gritos y el chaval se hubiera puesto aún más chulo. Peeero por lo menos habría hecho algo. Aunque por cosas que me habéis contado, parece que no hay buena acción que quede sin castigo, macho :S

En fin, que ya no sabe uno ni qué hacer. Pero como dice Eva, seguro que el capullo no ha pensado más en ello, no es cuestión de que esté yo de mala hostia pa dos días que me quedan aquí (mañana en la noche salgo para Valencia ^^).

Un besote a todas (a Peibol un abrazo de machos, de esos que duran un segundo y en los que te dan dos manotazos en la espalda que te dejan sin aire) y perdón por el post-furioso :PP

H@n dijo...

bueno veo el tema zanjado necesito poner mi granito...

el barrio en el que vivo es uno de esos llenos de chusma y de los que cuando lo nombras la gente se tira las manos a los bolsos/bolsillos creyendo que les vas a robar...niñatos de esos los tenemos a pares por aqui... pero sabes una cosa? la solución nunca, jamas, es que alguien se enfrente a ellos, al contrario, los pocos que conozco que han salido de esa mierda de mundo de abusones y kinkis lo han hecho por ser capaces de recapacitar, por que encuentran a una tia que les dice que de que coño van o cosa así..-
el caso que no habría sido capaz de solucionar nada, incluso hubiese sido peor...

a mi sinceramente mas asco me dan las putillas que le animaban y que le recompensarían con alguna cosilla en una esquina oscura o en un patio solitario...

Un post feliz-navidad de lo mas original... si señor! Por lo que leo pasas en nuestra city parte de las navidades no?¿?pues si crees que 15 grados son frio...pillate unos cuantos pares de calcetines gordotes de los de andar descalzo...^^

Felices Fiestas pareja (a mi tmapoco me gusta todo este rollo, pero...que coño!)

Jill dijo...

No sirve de nada partirle la cara a un niñato porque encima pagarás tu el pato. Lo mejor en estos casos es ir al conductor de la guagua y decirle que expulse al canijo mierda del autobús, que vuelva a pagar al siguiente.

Misaoshi dijo...

Es una puta mierda. Estamos gobernados por los niños. No se les puede ni castigar, reñir, pegar... nada, nos tienen aterrorizados.