sábado, 13 de septiembre de 2008

De apretones de manos... (y final)

La verdad es que releyendo los dos últimos posts me doy cuenta de que debería haber dejado la anécdota corta como lo que era en un principio. Pero bueno, a lo hecho, pecho.

Me presenté al examen de civil con menos cuatro de confianza. Mira que me había tirado horas delante de los apuntes, pero no conseguía que el conocimiento se filtrara dentro de mi cabeza (de hecho llegué a plantarme ante el libro y escenificar aquella escena de Gordo Cabrón y Miniyo. Casi me echan de la biblio). Un asco. Además, había oído que todos los que habían aprobado eran los habituales de clase, y que el tipo valoraba más la asistencia y la participación que el examen en sí.

“Pues mal empezamos”, pensé yo.

De todos modos, como no ir hubiera sido propio de un Capitán de las Sardinas (aye!) me planté allí con lo aprendido, y también con pocas expectativas de éxito. El tipo llegó más serio de lo que lo recordaba, con un esparadrapo en el cuello, entre la nuez y la clavícula.

“Y la cosa mejora”.

Nos mandó a entrar en la clase, dejar los bolsos en el frente y volver a salir hasta que nos asignara un sitio. Como entré de los últimos, casi no quedaba sitio en la tarima para poner nada, y no quería que mi bolso se mezclara con lo de nadie. Estuve un momento dando vueltas hasta encontrar un sitio libre y a mano, por si había que salir rápidamente. El tipo me miraba. Estaba esperando el momento en que me preguntara si yo iba a clase, y me cruzara.

-¿Me ayudas a abrir las ventanas de atrás? Si no esto se hace un horno.

-Ehm… claro.

“Bueno, no habré venido a clase, pero por lo menos parezco útil”, pensé para mí mientras iba abriendo las ventanas. “Ascendido de examinado anónimo a abreventanas”. Terminé y salí. El tipo salió detrás de mí.

-Bueno, ahora vais entrando de cuatro en cuatro. Hasta que no haya sentado a los cuatro, no pasan otros cuatro –me señaló.- Si no te importa, vas controlando que pasen así.

¡Hala! Ascendido de nuevo, de abreventanas a portero.

-Bueno, pues otros cuatros. Tú, aquí con tenis no se entra. Tsss, ¡eh! Sus coláis y os pongo los úrtimos, ¿eing?

Así que fui el último en entrar. One more time. Y no quedaban sitios libres. One more time. Bueno, miento, quedaba una silla. Al lado de la del profesor. Ahí hice el examen. Y la verdad es que no me salió mal, para lo que esperaba. De las treinta preguntas tipo test, creía saber con certeza unas 27, lo cuál ya era una gran sorpresa. De las cuatro preguntas cortas (que valían lo mismo que las 30 tipo test), no tenía mucha idea. Quiero decir que algo me sonaba, pero no en profundidad. Aún así conteste a tres de ellas. Luego llegó el momento de explayarme con la pregunta de desarrollo, y empezar a pedir folios hasta que me dolió la pezuñita.

En cierto momento del examen alguien hizo una pregunta al profesor, y este echó mano de mi examen para contestar. Cuando me lo devolvió se quedó mirándome y me hizo la temida pregunta.

-¿Tú has venido a clase?

Mierda. Hora de ver si la verdad le conmovía. Empecé a contarle que había tenido que aceptar un trabajo que no me dejaba acudir a clase, que me había presentado por mi cuenta a todas las asignaturas, blablablabla. Me miraba de modo neutral, pero se ve que funcionó.

-Bueno, pues inténtalo –me dijo, con una mueca de ánimo.

Y con un peso menos encima, comencé a redactar sobre lo que recordaba de los derechos, la patria potestad y la tutela. Cuando me quedaba poco para terminar me dio por mirar a mi alrededor. Todo el mundo se había ido ya, sólo quedábamos aquel hombre y yo.

-Soy el último –dije sonriendo, como excusándome.

-Termina tranquilo, no hay prisa.

Vamos, que el hombre no era para nada como me lo habían pintado. Terminé el examen y le di las gracias por el tiempo extra. Volvió a preguntarme por mi situación y estuvimos hablando un poco. Sabía que el examen no me había salido tan mal como creía, pero también que no contaría con ningún apoyo por la asistencia a clase, así que, cuánto mejor le cayera, más posibilidades tenía. Al final, en pleno dejà vu de la PAU, le tendí la mano, y el hombre me miró con cara de WTF!, pero una cara de ‘what the fuck’ agradada. Se puso de pie y me la estrechó, sonriendo. Me pregunto si algún alumno habría hecho algo así alguna vez.

-¿Cómo dijiste que te llamabas?

-Zorrocloco.

-Pues encantado de conocerte. Y suerte.

Salí de aquel aula pensando que si alguna vez alguien me iba a ayudar a aprobar por simpático, iba a ser aquella. Sabía que el examen me había salido mucho mejor de lo que creía, pero claro, eso tampoco significaba nada.

Lo que no esperaba es que fuera a tener una de las mejores notas de todo el curso.

La revisión fue coral. Estábamos todos allí sentamos, y el profesor comentaba en alto el examen de cada uno. ¿Injusto? Puede ser. Desde su punto de vista, imagino que se ahorraba así muchos lloros por el qué dirán. Antes de mi turno le tocó a una chica en mi misma situación. No había ido a clase por estar trabajando y demás. El tipo le puso los puntos sobre las íes, mirándonos alternativamente a ambos.

“Ya está –pensé.- Kaput”.

Por mucho que había tratado de inflar la nota, proseguía el profesor, no había llegado para más de un cuatro con cinco. Le sabía mal, pero era todo cuanto podía hacer. La chica se fue hecha polvo y yo subí al cadalso.

-Tú eras… ¿Zarigüeya?

-Zorrocloco.

-¡Zorrocloco! Sabía que empezaba por zeta. Síp. Pues tu examen es muy bueno.

-¿Qué?

-Tienes un sobresaliente.

Rebobinemos.

-Tienes un sobresaliente.

Una vez más.

-Tienes un sobresaliente.

No, aquello no podía ser correcto de ninguna manera. Pero no sería yo quien le llevara la contraria, obviamente.

-Acertaste las preguntas tipo test, tienes una letra un poco… En fin, casi te lo iba a hacer leer aquí, pero me ha cautivado la forma en la que escribes. Escribes muy, muy bien, ¿lo sabías?

Yo lo miraba con una cara parecida a esta ó__Ò

-Y… bueno, no puedo evaluarte en asistencia, pero sí que tuviste un par de actuaciones puntuales en el examen que me parecieron de lo más correctas…

El tipo siguió deshaciéndose en halagos y preguntándome si había destacado en el instituto, o si mis padres eran abogados.

Y yo con esta cara ó__Ò

Luego se interesó por los aspectos más difíciles a la hora de estudiar la asignatura desde mi punto de vista, y terminó invitándome a participar en un grupo de estudio que iba a formar en diciembre.

-Muchos son chicos que han suspendido, así verán que se puede aprobar –dijo mientras me estrechaba la mano.- Pues venga, un abrazo, y sigue adelante.

Salí de allí con esta cara ó__Ò

Fui hasta el coche con esta cara ó__Ò

Conduje hasta el lavado de coches con esta cara ó__Ò

Lavé el coche con esta cara >___< (es que salpicaba el chorro de la manguera).

Y luego ya hice un par de llamadas y comenzaron las risas, los WTFs!! y el jolgorio. Os aclaro que NO soy la típica niña pedante y empollona que sale de los exámenes diciendo “o’saaaa, me ha salido super mal”, y luego está abonada a las matrículas. He sacado todo este año con cincos. Y os aseguro también que derecho civil me había llegado a obsesionar, pensando que jamás en la vida metería ese libro en mi cabeza (no hablemos ya de derecho laboral, y eso hablando de los derechos que conozco…). Aún me quedan por delante dos años de carrera llenos de asignaturas que me provocarán ganas de aplastarme la cabeza a golpes contra el mobiliario o escuchar poesía vogona. Pero si he sacado un sobre en civil, no hay asignatura de esta carrera que no pueda sacar.

Recordad, niñas. Los apretones, cortos y firmes. La mirada, amable y directa a los ojos. Y la sonrisa siempre puesta.

Mal no hace ;)

¡Hu-ha!

9 comentarios:

Cattz dijo...

Yo me he ido de botellón, de tapitas, a ver la Alhambra, conocer Cáceres y ver Estambul con mi profe. Más o menos viene a ser la versión bestia de ser majo XD

Anne dijo...

Aunque por detrás te cagues en toda su parentela: en la cara del profesor, sonrisa en ristre!! (risa malvada número cinco)

Nah, ahora en serio. Gran parte de esa nota son las horas que te has currado (y lo saaaabes xD). Si luego el tipo ha decidido redondear hacia arriba porque le caíste bien... eso no lo sé xDD

AnnaRaven dijo...

Estoy de acuerdo con Anne, los milagros no son tan "milagros" si no te los has currado antes. Así que seguro que ese sobresaliente, aunque le hayas caído en gracia al profesor, es totalmente merecido.

Una queja, no la haría si no fueses tan buen escritor:
"El tipo salió detrás mío."
El típo salió detrás de ti.

Es una cosa tonta, lo sé. A mí me pasa continuamente no poder recordar si se escribe saliva o saliba pero tienes madera de escritor y detrás mío/detrás de mí, para un editor grita insultos en arameo.

El Zorrocloco dijo...

Cattz, como siempre, molando más xD

Eso habrá sido de matrícula, por lo menos ^^

Anne, Anna, currármelo me lo curré, pero de verdad que no me esperaba esa nota. Creo que como profesor sería de lo más exigente con mis alumnos. Bueno, creo no. Sería el típico profesor de tratar de usted a los alumnos y fusilarlos a tarea y en los exámenes (por eso no soy profesor, valoro mucho mi integridad física) xD

Y Anna, aunque sean boberías, corrígeme. Y eso va por todas, que más de una vez releo un post o veo un título y me hiere la vista alguna falta que se me escapó en su día.

¿Ves? Si no es por tí, no sabría que está mal. De hecho, el corrector autómatico de Word me lo cambió y me mosqueé. "¡Aquí se ha dicho así de toda la vida!". xD

Versi dijo...

Yo me alegró de que hayas contado la historia completa, pero sobre todo me alegro de que seas la excepción, ahora cada vez que alguien me diga en la PAU hay que presentarse a todos los exámenes yo podré decir, yo conozco el caso de un chico que no se presentó a dibujo y APROBÓ!!!

¡Eres una leyenda!

xDDD

Jill dijo...

Furcio T____T

Eso es que tienes la disciplina de dominación con cinco puntos de carisma. >_<

Furcio T_____T

¿Puedes venir a darles apretones de manos a mis profes? xD

El Zorrocloco dijo...

Versi, en la PAU, en Carrefour... vivo creando leyenda xDD

Jill, qué friki te ha quedado eso, me encanta xDD

Cobro por mis servicios, ¿eh?

Alma Cándida dijo...

Ejem, pasaba por aquí.

Creo que dejé un comentario en un post de enero de 2007 (lo de enlazar tipo retro o feed back en las entradas, es lo que tiene: ni sabes dónde acabas).
Pues eso, que soy la misma de antes, que dejé un comentario en el artículo sobre tu examen horribilis de inglés oral (el de la puta angloparlante y la danesa erasmista, ese).

Saludos again y enhorabuena. La juventuzzz no está perdía...

H@n dijo...

atrasada pero conseguí enterarme de como acaba tu historia...a decir verdad con el tiempo que hacía que no te leía sa me había olvidado a qué venía...pero me interesaba lo del PAU isn estudiar...
XD

saludos man, con un poco de suerte (pa' mi, ofcurs) me pasaré con mas frecuencia