miércoles, 20 de agosto de 2008

El cajero que hay en mí

Como reza un antiguo proverbio hindú: "Podrás sacar al chico de la caja, pero no podrás sacar al cajero del chico". Eso quedó demostrado el lunes, cuando me puse en la cola del Hiperdino de mi barrio.

El Hiperdino viene a ser la versión canaria del Supersol, y el de mi barro viene a ser el primo pobre de los hiperdinos: pequeño y falto de productos, sucio (hay chorretes de mierda en el suelo de la entrada que ya estaban cuando se inauguró el local), y con una plantilla la mar de amargada. Aunque cobrando lo que cobran no me extraña. Para más inri la próxima semana abren un Mercadona super-mega-estiloso a cincuenta metros, pero eso es otra historia (los Mercadona planean conquistar el mundo, en mi barrio ya hay tres. Van a acabar haciéndose la competencia los unos a los otros).

El caso es que tras coger mi compra me puse a la cola. Éramos unas seis personas y sólo tenían una de las dos cajas abiertas. La chica que estaba en caja, una treintañera flaquita con cara de buena gente, hacía lo que podía para agilizar la cola. Se la veía agobiadilla.

Detrás de mí se puso una señora mayor, de unos cincuenta y pico largos, vestida en plan "voy a por el pan" (todos conocemos esos chándales -para él.- y esos vestidos estampados de estar por casa -para ella.-). Y empezó a refunfuñar por lo bajo.

-Mhhrhrgrh esde luegohsgdgbeahc ca verguenza....

Y entonces empezó a hablar a voces.

-¡OYEEEE! ¿Y NO VA A VENIR NADIE A ABRIR LA OTRA CAJA? ¿EHHH?

La gente se giró a mirar y la señora se escondió detrás mío (lo juro), haciendo jijiji, así, en falsete y por lo bajini, como para quitarle hierro al asunto. Al momento volvió a la carga.

-¡OYEEEEE! ¡LLAMA A TU COMPAÑERAAAAA! -volvió a esconderse detrás de mí y luego, por lo bajo:- Son más vagas que la chaqueta de un guardia.

Me giré y me la quedé mirando, serio (tengo una cara de mala hostia que tira p'atrás). Me sonrió y dijo: "Jijiji..."

La chica de caja le pegó un grito a la compañera, sita en un punto desconocido del local, pero por allí no apareció nadie. La vieja que tenía detrás comenzó otra vez con la matraquilla, y otra vieja se acercó a la cajera con un palo de fregona en la mano para que le mirara el precio.

-Señora, se lo acabo de mirar.

-No, este es diferente -y chasqueaba la lengua y se subía las gafas de culo de vaso .

-Señora, que es el mismo modelo.

-No, este es diferente.

Yo ya sólo con ver la cara de la chica me estaba calentando. Nadie decía nada y la vieja seguía gritando detrás de mí.

-¡DESDE LUEGO, QUÉ POCA VERGUENZA! ¡ES QUE SON MÁS VAGAS QUE LA CHAQUETA DE UN GUARDIA!

La cajera miró para donde estábamos y la vieja se escondió a mi espalda de nuevo. Di un paso a un lado y me giré hacia ella fulminándola con la mirada y con mi supervoz (otro de mis superpoderes: cuando me cabreo mi voz se vuelve aún más grave), inclinándome hacia ella, le espeté:

-Señora, la chica no tiene culpa de ser la única que está en la caja, ¿eh? Así que un poquito de respeto, que una cosa es una cosa y otra faltarle al respeto a la gente que SÍ trabaja.

La señora me miraba con la boca abierta. Supongo que no estaba acostumbrada a que le plantaran el machango.

-Pe-pero... ¡No! Si yo no me estoy metiendo con...

-Pues es justo lo que parece.

Abrió y cerró la boca un par de veces antes de volver a hablar. Yo ya me había girado de nuevo (con los cachetes colorados, algo que me da mucho coraje que me pase >___< style="font-size:85%;">Jijijiji
...

Qué asco de mujer, por Dios. De camino a casa se me ocurrieron cinco o seis variantes con las que podía haberle plantado la mosca, pero en el fondo me alegré de haber sido diplomático y no haberle dicho que: "la chica no tiene culpa de ser la única que está en caja, así que muestre un poco de respeto por la gente que sí trabaja, no como usted, una vieja amargada que no ha dado un puto palo al agua en su vida y combate su frustración faltándole al respeto a quien no puede contestarle".

¡Es que son muchas cosas que se guarda uno en caja, oyes! Os digo una cosa: se puede saber cómo es una persona por cómo trata a los empleados de los sitios. Eso sí, también os digo que hay por ahí más de un camarero o dependiente al que habría que colgar de los dedos gordos de los pies.

En fin, gilipollas hay en todos lados. Y en la cola del súper, más.

14 comentarios:

Anne dijo...

Debe de ser un trabajo bastante frustrante: repetitivo, machacón, cansado y además con el plus de que de vez en cuando hay que darle conversación a algún abuelete aburrido o a alguna vieja bruja como esa a la que le callaste la boca u___u

Por eso un "buenos días" y una sonrisa no vienen mal ;)

Anne dijo...

(Mi chico con complejo de caballero andante... <3)

Anne dijo...

¿Qué es lo que está mal? Yo lo veo bien, con sus espacios y sus párrafos y demás... O__o

El Zorrocloco dijo...

Desde "me da mucho coraje que me pase" hasta "Qué asco de mujer", todo eso lo había borrado por la cara. Y no queda tan gracioso reescrito, pierde chispilla.

Me tiene frito esto ya, de verdad...

Jill dijo...

Vale muchísimo más la pena tratar a la gente con respeto y educación... y si encima se puede ser simpático: ¡Los beneficios llueven del cielo!

Por ser encantadora la dependienta de una perfumería me regaló un frasco (no una muestra) de un perfume llamado Promese de Cacharel. Tanto yo como mi madre nos quedamos de piedra. xD

En otra ocasión, en una peluquería, me maquillaron gratis (la sesión de maquillaje vale 10 euros allí). Sí, me dejaron como una travelo con sombra de ojos roja (que horrible por dios), pero salí de ahí más contenta que unas pascuas (escondiéndo, eso sí, la cara entre el pelo xD).

En fin... ¡Vivan las personas agradables! :D

Ire dijo...

Tengo una amiga que curra de cajera en el corte inglés y ya me ha contado más de una anécdota de lo idiota que puede llegar a ser la gente.
Una examiga que va a comprar allí ficha la caja en la que está y va a tocar las narices todo lo que puede.
Además de los clientes la pobre tiene que aguantar a la jefa, que le echa broncas por nada, y no te quiero ni contar la combinación de cliente borde y jefa al tanto y cabreada...

Cattz dijo...

Ahhh,mi padre se ha ido educando según los curros de su hija. Por ejemplo ya no entra a comprar a última hora en pequeños comercios ni se queja de la falta de cajas abiertas a los cajeros presentes XD

Cattz dijo...

Por cierto, no soy la única que anda con el estómago encogido pensando que un conocido pueda ir en el avión a Las Palmas, ¿verdad?

El Zorrocloco dijo...

Jill, lo tuyo debe ser carisma++, porque si no, no me lo explico. A mí nunca me han maquillado gratis en la pelu >___< (Aunque el peluquero me dice que soy tan agradable que no parezco canario xD).

Buf, Ire, si yo te contara... Aparte de los clientes tuve que soportar el mobbing de algunos compañeros de trabajo frustrados. Normal que al final mandara (muy educadamente, eso sí) a una clienta a que le dieran por donde amargan los pepinos. Conste que ya se me cumplía el contrato xD

Cattz, muy bien hecho. Yo también intento educar a mis conocidos. Aunque con algunos no hay maneras, oyes...

Y respecto a lo otro... Llevaba toda la tarde en la biblioteca y no me había enterado. Y casi que me alegro (de no enterarme), porque si no, no hubiera estudiado nada. Menos mal que mis conocidos no tienen pasta para andar cogiendo aviones... :S

lu dijo...

Hmm...pues yo te iba a comentar que me había cogido los billetes madrid-tenerife, que voy a ver a una amiga allí en septiembre. Vuelo con spanair. Tenerife norte no es lo mismo que los rodeos, no?

El Zorrocloco dijo...

Tranqui, ahora mismo es cuando más seguro es viajar en avión, sobre todo con Spanair: lo revisarán todo mil veces ;)

Y síp, Tenerife norte es el de Los Rodeos (el del sur es el Reina Sofía), pero tranquila, ha cambiado mucho desde el accidente del 77.

Acabo de releer el comment y la verdad es que mucho ánimo no da, pero tú tranquila xD

lu dijo...

Chachi, voy a hacer doblete de catástrofe aérea, sólo falta que el vuelo sea el 815...
Y llegaré a Madrid a Atocha. Igual cambio mi tren y paso por King's Cross antes de volver a españa.

En realidad le tengo más miedo a la huelga de stansted el lunes, que es cuando vuelvo, y que me dejen en tierra...

abisal dijo...

Sííííííí... odio a esa gente que cuando encuentra a alguien en posición inferior aprovecha para ponerse gallita... mia tú que valientes.

El Zorrocloco dijo...

Yeah, mira a ver si te ponen a Leslie Nielsen al lado y ya lo tienes todo, Lu xD

Abi, tú eres de las mías. Un día se nos cruza el cable, nos ponemos un antifaz y una cacerola en la cabeza, y nos vamos a proteger a los desvalidos y a los ponis de feria (pobres, pobres ponis de feria! >__<)