domingo, 15 de junio de 2008

¿Esclavitud? ¡Tu puta madre!

Vamos a ver una cosa: ¿qué mierda es esto?


Estaba tranquilamente navegando, sin meterme con nadie, y de repente he viajado en el tiempo, ¿o qué cojones pasa? ¿Cómo es posible que a NADIE se le meta en la cabeza semejante soplapollez? ¡Joder, con lo que ha costado, en cada momento de los últimos dos putos siglos, conseguir unos mínimos derechos laborales (MUY mejorables)!


Y mira que soy un pasota con la política, lo reconozco. Y que no sé como para dar una conferencia, también. Pero subir la jornada de trabajo MAAAAAAL. Mal, joder. Y eso de que “sigue estando en cuarenta, serán pactos individuales entre directiva y trabajador”, mis huevos toreros:


Patrón.- Obrero, a partir de ahora te voy subir la jornada de cuarenta horas semanales a sesenta. Firma aquí.


Obrero.- ¿Qué?


Patrón.- Y si no quieres, a la puta calle.


¡Oh, esto suena más a la puta realidad!


Me flipa, en serio, me flipa que cosas como estas sigan pasando hoy en día. En clase de historia siempre flipé con el fascismo y el comunismo. “¿Cómo lo permitían?”, pensaba. Nuestra maestra nos explicaba que en muchos casos las cosas no eran tan rápidas y claras como en un libro de texto, y que la toma del poder por parte del totalitarismo era lenta y disimulada, hasta que ¡zas, en toda la boca! Yo seguía sin creérmelo.


Bueno, ahora me lo creo.


Guántanamo primero. Ahora campos de concentración para inmigrantes donde podrán estar aislados hasta un año y medio. ¡Claro que sí! No son judíos, pero casi: vienen de un país pobre. Lo próximo serán disidentes o “prototerroristas”. Liberalización del empleo, ¡claro que sí! No sé que es, pero suena bien. Liberar tiene que ser bueno.


Patrón.- Verás, significa que puedo contratar y despedir a quien me salga del culo cuando me salga del culo sin tener que pagar casi indemnizaciones. Y cada vez estamos presionando más para que se reduzcan esos pagos por despido. Ya sabes, trabajo temporal y precario. Putos parásitos.


Zorrocloco.- Pero... eso no es bueno.


Patrón.- Que no, dice. ¡Está de puta madre!


La economía se va al traste, la gente está en el paro, ¿qué hacemos? ¿Reducir la jornada? ¡No, que los pocos que trabajan se maten como cabrones! Así tendrán que pasar por el aro, porque siempre habrá una cola de parados detrás deseando estar explotados! ¡Yipiyoú, yipiyei!


Bolonia. Hipotecarnos para estudiar. Estudios patrocinados por empresas. ¡Toma ya, con sponsor! Fuera filosofía, fuera filologías, fuera bellas artes (y si no, al tiempo), fuera historia. Las nuevas generaciones no necesitan intelectuales. Ya conoces el refrán: rebaño que piensa no es manso.


Lamento si esto suena como la pataleta de un adolescente de clase media pseudoconcienciado, pero tenía que soltarlo por algún lado. ¿Soy yo, o esto se está yendo de madre? Repito que no sé de política como para darle la charla a nadie, pero... ¿No estamos cada vez más cerca de un nuevo tipo de totalitarismo? O quizá no tan exagerado, pero entre la idea de democracia y progreso que yo tengo y lo que estoy viendo... Lo que está claro es que Europa se está convirtiendo en un sitio en el que no sé si voy a querer vivir.


Esto tiene que petar por algún lado. Es más, QUIERO que pete, antes de que vaya a más. ¿Por qué la gente no hace nada? ¿Donde hay que firmar, que yo me apunto?

6 comentarios:

Anne dijo...

¿No da un poco de asco pensar en el futuro con estos ejemplos de lo que va a ser? O te unes a los borregos o vas contracorriente. El problema es que las cosas no están hechas a la medida de la gente, sino para que la gente se adapte a ellas.

Si es que tienes razón. Mone de viaje, a hacer el nómada y ver mundo! ;)

Indio dijo...

"Hasta 65 horas en caso de guardias médicas"... vaya tela xD

La verdad es que es una animalada, pero por otra parte, siendo jóvenes y aguantándolas bien... una guardia se paga a 22 euros la hora, según tengo entendido. Los años de residencia, con la cantidad de guardias que haces, al sumarlo al suelo recibes aproximadamente 1800 €. Eso sí, igual los disfrutas si puedes sobrevivir... (o mejor dicho, si sobreviven tus pacientes xD)

Bueno, que es solo un apunte, pero que me parece todo indignante también!!!

Cojamos nuestras antorchas y vayamos a alguna delegación del gobierno.

PD: me ha molao lo de "Liberalización del empleo, ¡claro que sí! No sé que es, pero suena bien. Liberar tiene que ser bueno."
Me ha recordado a trainspotting

Yaiza-Yai-Brisa-Tesémina... dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Yaiza-Yai-Brisa-Tesémina... dijo...

Lo más interesante de todo esto (y me atrevería decir "lo más grave") es que España sigue siendo el lugar menos apto para llevar a cabo semejante aberración ¿Por qué?

Imagino que esto ya es sabido por todos, pero teniendo en cuenta que el sueldo medio sigue siendo el más bajo de toda Europa (Alemania lo duplica, por ejemplo) la sobreexplotación se hace más evidente incluso en unas zonas más que en otras.

Indio, me gusta tu propuesta
¿Alguien me pasa un mechero, un acento francés cabreado y un tridente para remover la paja?
¿Nadie? Engaaaaa xD

Jo. Amuermaos...

Jill dijo...

Esto sólo beneficia a los dueños de las empresas que ahorran en horas extras y en dar de alta en la SS a los trabajadores de más que se precisan con la jornada de 8 horas. Es indignante.

El Zorrocloco dijo...

Indio, no se trata sólo de que puedas aguantarlas ahora... ¿Podrás hacerlo dentro de diez años? Además, estás cosas sieeeempre van a más. Repite conmigo: Bauf!

Yai, el otro día vi una pintada que lo resume muy bien: "Cobramos en pesetas, pagamos en euros". Una verdad como un templo.

Un acento francés cabreado xDD

Jill, exacto. Justo cuando lo necesario es lo contrario, contratar a más gente. Los empresarios piensan que pierden dinero, pero en realidad lo que hacen es dar poder adquisitivo a los consumidores.

Ya verás cuando apriete la economía, en esta sociedad de consumo, cuantas empresas no se van a ir a la quiebra.

Anne, no me lo digas dos veces, que una parte de mí no ha dejado de pensar ni un sólo segundo de los últimos diez años que no nacemos para servir, sino para ver el mundo antes de morir.