jueves, 5 de abril de 2007

La revista que sale los miércoles (I)

Leo cómics. Desde que puedo recordar, siempre han estado ahí. Primero, Mortadelo y Filemón, Zipi y Zape, Tobi, El Guerrero del Antifaz… Luego el Capitán América, La Patrulla-X, etc. Y ahora, por último, 100 Balas, Predicador, Fábulas…

La Niña-Erizo se quedó en Mortadelo y Filemón. Repudia todo lo demás. Todas sus amigas son otakus, pero ella se ha mantenido firme en sus convicciones. Una virgen, vaya. Y no hay nada que más le guste a un friki que pervertir una mente virginal (aunque las palabras “mente virginal” y “Niña-Erizo” no peguen ni con cola en una misma frase).

Yo iba hacer que eso cambiara. Yo la iba a contagiar, a pervertir. En otras palabras… Bwa-ha-ha-ha!

Y tenía el arma perfecta. El indiscutible encanto de Yorick Brown, el mayor escapista del mundo, el único capaz de eludir a La Plaga… El último hombre.

La conversación fue más o menos así:

Zorrocloco.- Te voy a dejar un cómic.

Niña-Erizo.- No.

Z.- Es uno muy bueno, no es nada de superhéroes.

N.- Últimamente hace mucho frío en este barrio, ¿no?

Z.- Toma.

N.- Que no, tío pesado.

Z.- Porfa…

N.- ¿Porfa? Dios, me das ganas de vomitar.

Z.- Que te den.

N.- ¡Uy, qué mono! Vale, déjame el cómic ^^

Las reacciones de la Niña-Erizo constituyen un misterio estudiado por científicos de todo el mundo mundial.

Z.- Pero me lo cuidas, ¿eh?

N.- La duda ofende, tío.

Se lo di, salimos de mi casa, y se le cayó al suelo. Al lado de un charco. Entonces recordé que estaba hablando con la misma mujer que el otro día le dio una patada a sus propias gafas para exclamar acto seguido: “¡Así que estaban aquí!”.

Z [Con voz quebrada].- Corazón… Me lo cuidas, ¿eh? Nada de doblarlo, ni meterlo en el bolso, ni escribirlo, ni doblar las hojas para marcar por dónde ibas

N.- Por Dios, parece que quieres más al cómic que a mí.

Z.- Hombre, llegaron a mi vida antes que tú, y seguirán aquí cuando tú te vayas.

Wups! Cogotazo made in Bud Spencer.

Hace un rato me ha llamado desde el ferry a Las Palmas.

N.- ¡Ey, me lo acabo de terminar!

Z.- ¿El qué?

N.- ¿Cómo que el qué? ¡El cómic!

Z.-

N.- ¿Zorrocloco?

Z.- Estás haciendo un viaje… con mi cómic. Lo habrás empaquetado convenientemente, ¿no?

N.- Jajajaja, ay, tienes cosas… ¡Dios, cómo salpica la espuma! ¡Estoy calada! ^^

Z.-

N.- … Hablabas en serio, ¿verdad?

(Continuará...)

3 comentarios:

Cattz dijo...

Si el comic sobrevive podrias pasarlo y tal XDDD

El Zorrocloco dijo...

Si sobrevive iré a ponerle una velita a la virgen xDD

Lo más probable es que me entregue las tapas y un montón de hojas sueltas...

Cattz dijo...

Pues mira, tengo que ir en agosto caminando a Candelaria (problemas de ser una agnóstica con padre que cumple perfectamente los requisitos para ser paciente de House), si quieres la vela ya la llevo yo.