jueves, 25 de enero de 2007

¡Qué vivan la rubias! ¡R! ¡U! ¡H! ¡V! U! ¡S! ¡RUBIAAAAS!

No sé qué gilipollez dije, que la Flaquita (aunque ella prefiere que la llame Gomerilla yo paso, me parece más insultante, qué quieres que te diga) me contestó:

- No lo he entendido, pero me voy a reír de todos modos, ¡jajajajaja! [Nota: se reía con ganas.]

Así que me metí con ella.

- Joder, yo pensaba que lo de que eras boba y te quedabas pescando en tu mundo de ponys y castillos era una pose pa' despistar... Veo que me equivoqué.

Y pensaréis: "Fuerte hijoputa, el Zorrocloco". Pero es que la conversación sigue.

- Es que las rubias siempre hemos sido tontas -replica, toda convencida.

- Niña, tú no eres rubia.

- Pero me voy a teñir el pelo de naranja. ¿Te he enseñados las fotos que me saqué cuando lo tuve de color naranja? ¿Y morado?

Y me dice esas cosas y se queda tan pancha, sin ponerse colorada ni nada. En el fondo la envidio, fíjate tú.

3 comentarios:

Misaoshi dijo...

XDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDD


Joder, ¿por qué no te has hecho su amigo y sigues hablando de ella y sus cosas? Es una caja de barbaridades!! >.<

peibol dijo...

XDDDDD Ya sabes; la felicidad del ignorante/imbécil. Ahh... quién pudiera.

JuanRa Diablo dijo...

Jejeje. Con esto me has recordado al chiste aquel de las animadoras de rugby rubias a las que se probó a ver si eran tontas o no.

- A ver, chicas: uno más uno?
- Dooooos - gritaron todas
- ¿Y dos más dos?
Y tras una pausa silenciosa, saltaron contentas
- Otra oportunidad, otra oportunidad!

Un saludo!