martes, 26 de diciembre de 2006

Nuevo reto personal

Esta vez a largo plazo, e inspirado de nuevo por Steve Pavlina (a la derecha). Llegué por primera vez a la página de este ente desde el blog de Javier Malonda (a la derecha también, ESDLV), uno de los mejores que existen en castellano en estas redes del Señor. Con pocas páginas me he reído tanto como con este chico. A mandíbula batiente, oiga.

El caso es que el primer artículo de Pavlina que leí fue "Ten reasons why you should never get a job", y me hizo bastante gracia, así que me puse a curiosear un poquito. Si tuviera que definirlo de algún modo, y aunque me joda (que me jode), lo definiría como un blog de autoayuda. Esperad, no corráis todavía. Sé que os gustan esas mierdas tan poco como a mí, y es cierto que hay cosas en la página que son para alzar la ceja, como el experimento este de pensar muy fuerte "voy a recibir un millón de dólares" a ver qué ocurre XD Sin embargo, hay cosas que encuentro muy útiles, como lo de los treinta días de prueba, que resumido viene a significar que, por ejemplo, dejar de comer chocolate (mi debilidad) durante el resto de tu vida es una decisión chunga y con menos futuro que los negocios minoritarios. No obstante, dejarlo durante treinta días solamente no parece tan chungo. Es más, puede ser hasta estimulante ver si uno es capaz. Al fin y al cabo son treinta días, y después puedes volver a las andadas... Claro que si después de un mes no has probado el chocolate, hay muchas posibilidades de que pases otro mes sin, y quizá otro, y otro... Y alargues tu esperanza de vida un buen cacho.

Como la mayoría de los artículos que me molan, el de los treinta días no te dice nada que no pudieras pensar por ti mismo... Pero que nunca has pensado. Y una vez leídas, esas ideas que bien pudieran ser tuyas se te antojan interesantes y tentadoras.


No, no llegué a finalizar el mes sin chocolate XD Pero no por debilidad, sino por despiste. Me fui con Marvel al McDonald's del Boulevard y, como siempre, me pedí uno de esos heladitos con trozos de M&M's... Eso fue por el día veintitantos. O sea, que no terminé el mes, pero para mí fue como si lo hubiera hecho, pues no llegue a tener verdadera tentación, y caí sin alevosía. Ahora sí estoy comiendo más chocolate de la cuenta, todo sea dicho. Lo que me recuerda que tengo una tarrina de helado en el congelador...

Bueno, me enrollo. El caso es que el otro día, mientras navegaba por los artículos, leí que el hijoputa había finalizado dos carreras enteras con notas cojonudas en tres semestres, gracias a mucho trabajo duro y una optimización en la forma de gestionar su tiempo. A mí, dejando a un lado que lo haya hecho de verdad o no (llamadme crédulo, pero lo creo. Y por algo me llaman el Zorrocloco, no sólo por mi atractivo), me suena a enterrarte en vida, pero al mismo tiempo me tienta. No paro de pensar que me quedan dos años que perder con Filología Inglesa, cuando a lo mejor no es lo que quiero. Entonces, ¿por qué no reducirlo a un año? Un año de trabajo duro, es verdad, pero lo cierto es que yo me paso el día tocándome los cojones, tengo una asignatura más que el resto de mis compañeros salvo Pippy y una media de notable. ¿Qué pasaría si por una vez en mi vida me tomara en serio mis estudios y me pusiera a dar el callo?

Como me dijo Pippy esta mañana en la biblioteca, y no es una persona presumida ni a la que le guste que la consideren un coco (que lo es, ahora que no me oye): "Si tuviéramos disciplina, con nuestro talento, seríamos unos putos genios". Lo primero que hice al oír eso fue partirme el culo. Luego me metí un poco con ella por chula. Y finalmente tuve que admitir que pienso igual (baja, San Modesto)

Tengo la sensación de ir por la vida a medio gas, primero por ser un vago, y segundo porque no hay nada que me rete de verdad, ni siquiera en la universidad. Y no quiero decir con eso que vaya sobrado, porque me cuesta y me pierdo en muchas clases, pero es debido a que no interesa en absoluto, no a una falta de capacidad. Quizá algo de caña dote a las asignaturas de interés. Igual me estallo como una pita, pero lo más que puedo perder es dinero (que Hippie me ha quedado eso, ¿eh?).

Ese es mi nuevo reto. Nueve asignaturas en el primer semestre del año próximo. Aunque para eso tengo que sacar primero las de segundo. Y ahora estoy más dispuesto a ello. Pero sigo pensando que la autoayuda es una mierda ;)

3 comentarios:

peibol dijo...

Podría hablarte de mi nula optimización del tiempo y lo vago que soy... pero precisamente por vagancia me da pereza, así qué sólo te haré una pregunta:
¿Lo conseguiste al final? :o

El Zorrocloco dijo...

No, pero ya estoy en tercero de la siguiente carrera. ¡Algo es algo! XDDDDD

Quizá algún día me las vaya sacando poco a poco. Es una espinita que tengo. Pero me gustaría estudiar tantas cosas...

peibol dijo...

¡Vaya! Parece que no soy el único que está por aquí a las tantas :p