sábado, 25 de noviembre de 2006

Crueldad con los animales

Tenemos un compañero llamado Guillermo. Es un gilipollas. No, en serio. Es el típico tío que se mete con todo el mundo y que se cree muy gracioso. El caso es que nosotros (Pippy, RedSkin y yo) no nos metemos con él. De veras.

Pippy.- ¿Han visto el pelo que tiene Guille en la espalda? Le asoma por el cuello de la camisa :S

No es crueldad. Los pelos de su espalda son como los de mis piernas, y no soy precisamente un metrosexual en ese aspecto.

Red.- Joder, que no, dice. Se podría hacer picos con gomina, parecería un erizo.

Bueno, eso era un poco exagerado, la verdad. Los tiene demasiado rizados.

Zorrocloco.- Me lo imagino: "No puedo dormir bocarriba, que me acabo de duchar", y haciéndole la raya en medio la madre con un peine...

La verdad es que es un verdadero gilipollas, le encanta vacilarse de todo el mundo. Y el caso es que nosotros no le decimos nada... Si acaso alguna coña inocente, a lo sumo.

Voy a por un pañuelo...

2 comentarios:

peibol dijo...

No es que sean unos cabrones, sino que tienen alma de justicieros XD. Riéndose de él el universo está un poco más equilibrado ;).

El Zorrocloco dijo...

¡Me había olvidado de esto! Uf, la verdad es que forzábamos un poco el equilibrio XD Pero el tipo me caía como una patada en el culo XDD

Con la gente de mi clase en filología podría hacer una entrada, la verdad. Menuda panda XD